No olvidar dar like a face para seguir las publicaciones… y compartir…

*Donald Trump, MBS y Netanyahu son exactamente lo que necesitaban la región y el mundo.  ¿Por qué? Porque estas tres figuras, gracias a sus acciones, han reunido el eje de la resistencia en Medio Oriente, fortalecieron la presencia rusa en la región y abrieron la puerta al dinero asiático para la reconstrucción, centrado en la integración del Cinturón chino y la Iniciativa Vial. Estos tres títeres han abierto la puerta a la derrota total gracias a sus decisiones imprudentes.

**********************

Federico PIERACCINIFEDERICO PIERACCINI | 13.12.2017 | OPINIÓN

El orden mundial neoliberal ha estado en crisis desde hace algunos años, sin signos de recuperación.   La victoria de Trump es una expresión de una brecha de confianza entre el pueblo estadounidense y las elites nacionales.

La tormenta perfecta. Así es la situación en Medio Oriente.  Cada vez más eventos en la región parecen conducir a un cambio de época en el delicado equilibrio de poder.

El equilibrio de poder en el Medio Oriente se alteró rápidamente después de la victoria sobre el terrorismo en Siria por parte de Damasco y sus aliados. La nueva función de Moscú garantiza a Irán prácticamente un espacio ilimitado para maniobrar en la región.  Las nuevas bases militares iraníes en Siria coinciden con el acuerdo entre Rusia y Egipto para la creación de áreas comunes de cooperación contra el terrorismo.

En este complicado contexto, Donald Trump emerge como un destructor de los intereses estadounidenses en la región. Al observar la cooperación entre las Fuerzas Democráticas Sirias Kurdas (SDF) y los estadounidenses en Siria, podemos ver la génesis de todos los problemas entre Ankara y Washington. Turquía solía emplear el Islam político (Hermandad Musulmana) como una forma de desestabilizar el Medio Oriente y el Norte de África, alguna vez una de las estrategias centrales de Obama y el Departamento de Estado. Turquía ahora gravita hacia el medio multipolar de Moscú, Beijing y Teherán. El papel otorgado por estas tres naciones le permite a Erdogan maniobrar hábilmente entre las naciones aliadas y fomentar el extremismo islámico como Qatar.

Turquía es solo un ejemplo del delicado equilibrio sobre el que descansa la región. Moscú se ha convertido en el único mediador para todas las partes y no parece tener malas relaciones con ninguno de ellos. Los sauditas van a comprar el sistema S-400 a los rusos; Netanyahu se ve obligado a tratar de influir en Moscú con el fin de retener algún tipo de influencia sobre Irán, pero en vano. Mohammad bin Salman (MBS) ha ido más allá, gracias a Trump y la luz verde de su yerno, deteniendo a docenas de autoridades y financieros saudíes (muy cercanos a Clinton y Obama), emprendiendo un genocidio contra los yemeníes, armando islamistas wahhabistas terroristas en todos los rincones de la región y cortando todas las relaciones con Qatar en una cuasi-guerra que resulta manifiestamente ineficaz.

En este caos descontrolado, y entre las facciones leales a los Estados Unidos, Netanyahu está viendo misiles israelíes, lanzados desde el espacio aéreo libanés no disputado, siendo derribados en Siria. MBS no puede obligar a su alumno Hariri a renunciar; e incluso Saleh en Yemen fue asesinado después de traicionar y abandonar a los houthis. Abu Dhabi y Riad están siendo atacados por las fuerzas Houthi, enfrentando las consecuencias de sus opciones militares sin sentido más cerca de casa. En Israel, el gobierno de Netanyahu se está ahogando en un mar de escándalos de corrupción y manifestantes en las calles exigiendo su renuncia.  ¿Las revoluciones coloreadas vuelven a morder la mano del maestro? Para que Arabia Saudita evite un escenario similar, empeorado por la escasez de asistencia social como resultado de la caída en los precios del petróleo y las arcas vacías por las guerras, MBS ha decidido arrestar y robar a todos sus oponentes. Trump no parece preocuparse por las consecuencias de estas acciones, teniendo cuidado de coordinar eventos en los niveles más altos con Xi Jinping en Asia y Putin en el Medio Oriente.

Trump ha tomado una decisión sabia al renunciar al objetivo imposible de alcanzar la hegemonía global, con el objetivo de resolver los problemas domésticos. Él está comprometido con la causa de sus electores, y para este fin busca extraer tanto dinero como sea posible de sus aliados para reiniciar la economía de los EE. UU., con el objetivo de la reelección en 2020.

En este sentido, la falta de interés de la administración Trump en ciertas áreas del mundo es emblemática. Si bien la química entre Trump y Modi parece ser buena, las tensiones entre India y China, intensificadas por las disputas fronterizas, parecen haberse disuelto. Tras el fracaso de los neoconservadores para dividir a Rusia y China, incluso las tensiones fronterizas entre India y China parecen estarse disipando. Además, en Ucrania, incluso la decisión de enviar armas letales a Kiev ha sido minimizada, y el país ahora enfrenta un contragolpe liderado por Saakashvili (sí, él otra vez). Ucrania es un país en un lío, experimentando de primera mano las consecuencias de una postura atlantista malvada con sus políticas despiadadas contra Rusia.

El resto del mundo, con creciente desconcierto, observa mientras todo tipo de decisiones se toman sin rima o razón, como el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel. Los únicos que pierden en este escenario son naturalmente los aliados más cercanos de los Estados Unidos: Israel y todos los países árabes unidos detrás del estado saudita (dinero) que ahora están obligados a defender la causa palestina. Ya sea por incompetencia o incapacidad estratégica para tomar una posición, importa poco por qué se toman estas decisiones. Donald Trump, MBS y Netanyahu son exactamente lo que necesitaban la región y el mundo.  ¿Por qué? Porque estas tres figuras, gracias a sus acciones, han reunido el eje de la resistencia en Medio Oriente, fortalecieron la presencia rusa en la región y abrieron la puerta al dinero asiático para la reconstrucción, centrado en la integración del Cinturón chino y la Iniciativa Vial. Estos tres títeres han abierto la puerta a la derrota total gracias a sus decisiones imprudentes.

Las nuevas tecnologías, como la cadena de bloques, así como la revalorización de la importancia del oro, acompañan a una competencia inexorable para diversificarse del dólar estadounidense. El poder militar estadounidense está en crisis,  pero el dólar estadounidense sigue siendo la principal moneda de reserva del mundo. Además de consolidar alianzas con los opositores convirtiéndolos en amigos, Moscú y Pekín apuntan a crear un nuevo entorno económico basado en el valor real (monedas respaldadas por oro) para socavar la burbuja especulativa financiera provocada por el dólar, los bancos centrales , y todos aquellos sistemas financieros que han creado una economía totalmente ficticia completamente desconectada de la realidad.

Trump se centra en los Estados Unidos y parece desinteresado en los asuntos mundiales, lo que es una gran ayuda para la estabilidad global en el largo plazo.  Mientras tanto, Rusia, Turquía e Irán están tratando, con nuevas soluciones económicas y militares, de gobernar una región que es el epicentro del caos global. La cooperación en áreas disputadas podría alcanzar un nuevo nivel con soldados egipcios y chinos que trabajan como fuerzas de paz. Esta parece ser otra obra maestra rusa para acelerar la pacificación de la región y ampliar el espectro de naciones involucradas militarmente en el nuevo orden mundial multipolar.

La crisis del sistema neoliberal neoconservador es evidente, aunque sus medios, siempre útiles para la propaganda, intentan retratar una realidad falsa y artificial. La sensación de desesperación se intensifica cuando los medios dominantes tratan de vender a la audiencia mundial el cuento de hadas de los malvados rusos que tratan de influir en las elecciones estadounidenses. Sin embargo, otras afirmaciones difamatorias hechas, sin evidencia ofrecida, involucran al equipo olímpico nacional ruso y las denuncias de dopaje.  Sus pequeñas victorias, como la censura contra RT, muestran la verdadera cara malvada del antiguo orden mundial neoliberal.

MBS, Netanyahu y Trump representan todo lo que está mal en Occidente y Medio Oriente. Cuanto más tratan de sobrevivir, más perjudican los intereses de las élites neoliberales, solo sirven para revelar su verdadero rostro genocida (como en Yemen o Palestina) o incluso admiten públicamente que todos sus movimientos políticos están destinados a favorecer a los Estados Unidos ( La doctrina de Trump de “America First” lo establece de manera bastante abierta y clara).

La orden neoliberal se basa en un engaño perpetrado a sabiendas por los medios dominantes. Nube de noticias para dar una visión específica y partidista de los eventos. Para aquellos que se oponen firmemente a una deriva tan guerrera y deshumanizadora, se debe aprovechar la oportunidad presentada por el improbable trío de MBS, Trump y Netanyahu. Al barrer con la hipocresía neoliberal, es más fácil mostrar la brutalidad de la elite gobernante de Occidente. Este improbable trío incluso logró el efecto más que inesperado de unir a casi todas las fuerzas opuestas a este orden mundial belicista, consolidando alianzas y amistades en diversas áreas geográficas.

Desde el norte de África hasta el Medio Oriente, pasando por Sudamérica y Asia, Washington ya no es la única voz que dicta todas las decisiones. A diferencia del pasado, Washington ya no elige a los demás, sino que prefiere no participar para evitar dejar en claro su debilidad militar y económica. Incluso la retirada del escenario mundial es una estrategia, especialmente si se promueve como si se hubiera hecho por propia voluntad, en lugar de verse forzado por las circunstancias.

Anuncios