No olvidar dar like a face para seguir las publicaciones… y compartir…

Foto
El primer ministro de India, Narendra Modi, dirige una reunión del Partido Popular Indio (BJP)Foto Afp
A dos semanas de que Trump visite Pekín, Katrina Manson, del Financial Times, expone que el secretario de Estado, Rex Tillerson, ex mandamás de Exxon Mobil, vislumbra lazos más estrechos con India para contrarrestar a Chinahttps://goo.gl/GE6xdL).

El bombástico pronunciamiento de Tillerson fue lanzado en el influyente think tank del Centro Internacional de Estudios Estratégicos (CSIS, por su siglas en inglés), donde entronizó a India como socio militar superlativo, y como parte de una nueva estrategia en el sur de Asia(https://goo.gl/AnbLHQ).

La visión estratégica con una más estrecha asociación militar, comercial (sic) y diplomática está contemplada durar 100 años (¡súper-sic!) como escudo contra China”. Tillerson considera que EU e India deben tener los mayores ejércitos cuando EU explora configurar una nueva arquitectura de seguridad en la región Indo-Pacífico, expandiendo potencialmente una agrupación trilateral de EU, India y Japón que incluya a Australia (sic) y otros países. ¿Vietnam?

Tillerson arremetió contra la economía depredadora (sic) de China y su mirífica Ruta de la Seda mediante su benigno financiamiento a la infraestructura con atractivas tasas de interés cuando ni EU ni el Banco Mundial (que controla Washington) son competitivos frente al flujo de caja de la banca china.

Ahora está de moda en los desinformativos multimedia de EU abultar la amenaza china, como lo hicieron durante la guerra fría contra el peligro soviético. Las guerras formales inician siempre como guerras de propaganda.

¿Se tragará la milenariamente civilizada e inteligente India el cuento texano estadundense de compartir la defensa de su destino cuando quizá lo que solamente busca Trump, un vendedor de bienes raíces, es colmar a Delhi de juguetes bélicos para que se acaben matando con China y así emerja Washington como supremo vencedor?

Muchos de los aviones de ensueño que promete vender EU a India, se los procuró ya antes Washington a su archienemigo Pakistán.

Tanto Kissinger como Steve Bannon (https://goo.gl/NVz5Cj), ideólogo del trumpismo (con o sin Trump), temen que el magno proyecto de la Ruta de la Seda, en sus versiones terrestre y marítima, constituya un “ game changer (punto de inflexión)” de la geoestrategia que está moviendo el centro geopolítico de gravedad a Eurasia: al eje Rusia-China.

Tampoco hay que subestimar la maniobrabilidad de India –desde su independencia con el Partido del Congreso de los Nehru y los Gandhi– que ha mantenido una política de no alineamiento, con cercanía selectiva a Moscú.

Aún con el supremacista indio, el primer ministro Narendra Modi, India aún no reniega de los Brics ni cayó en la trampa del agónico TPP (https://goo.gl/WhQQb4) de Obama (que enterró Trump) y pertenece con reticencias al RCEP-16 (Asociación Regional Económica Integral; https://goo.gl/nFe72c).

Narendra Modi ha desdeñado colaborar con China en la Ruta de la Seda, mientras llama la atención que no haya despreciado ser la sede en 2018 de la reunión anual del Asian Infraestructure Investment Bank (AIIB) (https://goo.gl/Lo8PjF), el mayor banco de inversiones del planeta, del que es su segundo accionista (https://goo.gl/9ZMhp4).

Ai Jun juzga en Global Times que la relación de India y EU es más simbólica que sustancial y que sería muy ingenuo de parte de India creer que EU dejará que crezcan China en Asia Oriental e India en el Sur de Asia (https://goo.gl/oE2Kse).

Yang Siling –de la Academia Yunnan de Ciencias Sociales–, considera que los ejercicios militares de 10 días de Rusia e India están destinados a posicionar la influencia regional de Delhi (https://goo.gl/JhbuPC), no lejos de Vladivostok, cercana a China, cuando bullen las tensiones en el noreste de Asia.

El atractivo ensayo del académico Yang Siling expone un hipotético acercamiento de India con Rusia y aleja a Moscú de China con quien supuestamente colabora en una alianza estratégica.

Lo peor aquí es operar en forma maniquea/lineal en medio de la hipercomplejidad no lineal y multidimensional de la geopolítica en Asia donde resalta la tripolaridad del RIC (Rusia, India y China).

En el peor de los casos, se trata de un juego y/o equilibrio de tres actores fundamentales en Eurasia, el RIC, que EU busca fracturar y/o balcanizar.

Siling admite que India es un socio importante de Rusia en materia militar cuando 60 por ciento de las armas del ejército indio proviene de Rusia, mientras profundizan sus lazos militares bilaterales y han iniciado investigación y desarrollo conjunto en tecnologías aeroespaciales, armas nucleares y tecnologías satelitales. ¡Qué impactante!

A juicio del académico Siling, India desea equilibrar sus lazos de defensa tanto con EU como con Rusia, aunque en los años recientes India se ha acercado a EU y a Japón.

Con la estratégica escalada competitiva de EU con Rusia, India ha forjado una relación más estrecha con EU, provocando así la preocupación de Rusia que desea apaciguar a India con sus ejercicios militares con Moscú.

El problema es que desde que el primer ministro Modi llegó al poder, India ha operado un abordaje diplomático de línea dura hacia China a quien define como rival estratégico.

Aquí viene la parte candente, a mi juicio: según Yang Siling, a los ojos de los estrategas (sic) indios, China y Rusia se contemplan como enemigos (sic) potenciales.

Curioso: lo mismo piensa Kissinger quien vislumbra a Rusia, por afinidad cultural, más cerca de Occidente que de China. Aquí se pueden equivocar los estrategas indios como Kissinger ya que China ganó más con la estratagema previa de EU contra Rusia, que fue vilmente engañada con el cándido Gorbachov.

Según Yang Siling, los estrategas indios creen (sic) que Rusia espera posponer su conflicto potencial con China hasta que se encuentre capacitada, y lo mismo sucede con China, por lo que India puede juntar sus manos con Rusia para contrarrestar a China.

Siling acepta que por lo pronto, Rusia puede (sic) no tener planes contra China, pero India calcula usar a Rusia para mantener a China a raya. A mi juicio, esto puede representar un grave error de cálculo ya que, ¿quién garantiza que Rusia no esté usando a India en primer lugar?

No hay que perder de vista que a la hora de la verdad geoestratégica nuclear, el único rival paritario de Rusia es EU, ya que China e India son medianas potencias atómicas.Incluso, Pakistán posee 10 bombas atómicas más que India.

A mi juicio, la postura anti China de India proviene de su enemistad con Pakistán, hoy gran aliada de Pekín y quien le puede proveer su salida al Mar Arábigo con el puerto de Gwadar (https://goo.gl/eMXon4).

Un punto sobresaliente que expone Yang Siling es que EU y Japón han mejorado la interacción con India en la cooperación de la seguridad marítima, mientras que los ejercicios con Rusia también incrementa la presencia militar de India en el noreste de Asia, donde puede tener un lugar en sus contenciosos, como la crisis nuclear de Norcorea.

Lo que es incontestable es que si Rusia, India y China se libran a una lucha por la influencia regional en Asia, ello juega en las manos de EU. ¡Divide y vencerás!

Si los estrategas indios y Kissinger siguen pensando que el zar Vlady Putin operará como Yeltsin y Gorbachov, se pueden llevar la sorpresa de su vida.

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

 

Anuncios