*Bueno este articulo de Veterans today ya era sabido por los conocedores de la teoría de conspiración, los vínculos con el Abuelo Bush (el que robo el cráneo de Geronimo).

*Aun falta la colaboración durante la Guerra con los barcos que surcaban el pacifico hacia Alemania sin que nadie los bombardee.

*Otro punto es la leyenda de que Hitler era un hijo de Rothshield papa, su abuela trabajo como empleada en su casa, otra leyenda conspirativa, como  que Mekler es hija de Hitler.

Resultado de imagen para Hitler rothschild
Por Ian Greenhalgh el 11 de junio el año 2016
Poco a poco los mitos de la Alemania nazi, Adolf Hitler y la Segunda Guerra Mundial se están descomponiendo y poco a poco se está estableciendo la verdadera historia del siglo

Este artículo de Yuri Rubtsov fue publicado originalmente en 2009 en ru-polit.livejournal. Fue traducido por Ollie Richardson para Fort Russ el 14 de mayo el año 2016

Es un verdaderamente excelente pieza de la escritura y hace un gran trabajo de elaboración de la cortina para exponer la verdad detrás del ascenso de Hitler al poder y la creación de la Alemania nazi. Los dos eran el resultado de la financiación de Wall Street y la ayuda de las grandes empresas estadounidenses. Los libros de historia impresas en Occidente son todos profundamente equivocada y, deliberadamente, por lo que podría añadir, sobre el ascenso de Hitler y los nazis; hay grandes secretos que se mantienen ocultos y muchos de ellos tendría profundas repercusiones en el mundo moderno, en caso de ser ampliamente conocida. Por otra parte, si la gente fuera a aprender los trucos del pasado habían sido sacados fuera, entonces sería mucho más difícil de engañar a día de hoy; Por lo tanto, este artículo está impregnada de mucha relevancia para el mundo de hoy, donde el mismo viejo truco de la creación de un dictador con el fin de sacar provecho de tarde aplastarlas, se ha repetido muchas veces – Saddam, Gadaffi, todos ellos fueron llamados “el nuevo Hitler ‘en algún momento , marcándolos a cabo para la muerte; viejos trucos, sólo diferentes nombres y caras.


Hitler fue financiado por la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra

Hace más de 70 años fue el inicio de la mayor masacre de la historia.

La reciente resolución de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE iguala plenamente el papel de la Unión Soviética y la Alemania nazi en el estallido de la Segunda Guerra Mundial, excepto que tenía el propósito puramente pragmática de extorsionar dinero de Rusia sobre el contenido de algunas de las economías en quiebra, la intención de demonizar a Rusia como el estado sucesor de la URSS, y para preparar el terreno legal para la privación de su derecho a hablar en contra de la revisión de los resultados de la guerra.

Pero si nos acercamos al problema de la responsabilidad de la guerra, entonces primero tiene que responder a la pregunta clave: ¿Quién ayudó a los nazis llegan al poder? ¿Quién los envió en su camino a la catástrofe mundial? La historia previa a la guerra entera de Alemania muestra que la disposición de las políticas “necesarias” fueron manejados por las turbulencias financieras, en el que, por cierto, el mundo se sumió en.

Las estructuras clave que definen la estrategia de desarrollo posterior a la guerra de Occidente fueron las instituciones financieras centrales de Gran Bretaña y los Estados Unidos – el Banco de Inglaterra y la Reserva Federal (FRS) – y las organizaciones financieras e industriales asociados establecen una objetivo de establecer un control absoluto sobre el sistema financiero de Alemania para controlar los procesos políticos en Europa central. Para implementar esta estrategia, es posible asignar las siguientes etapas:

1ª: 1919-1924 – preparar el terreno para la inversión financiera estadounidense masivo en la economía alemana;

2º: 1924-1929 – el establecimiento de control sobre el sistema financiero de Alemania y el apoyo financiero para el nacionalsocialismo;

3ª: 1929-1933 – estimulante y desatando una profunda crisis financiera y económica y la garantía de los nazis llegan al poder;

4ª: 1933-1939 – la cooperación financiera con el gobierno nazi y el apoyo a su política exterior expansionista, objeto de preparar y desatar una nueva guerra mundial.

En la primera etapa, las principales palancas para asegurar la penetración del capital norteamericano en Europa comenzó con deudas de guerra y el problema estrechamente relacionado de las reparaciones alemanas. Después de la entrada formal de los EE.UU. ‘en la primera guerra mundial, dieron los aliados (principalmente Inglaterra y Francia) préstamos a la cantidad de $ 8.8 mil millones. La suma total de las deudas de guerra, incluidos los préstamos concedidos a los Estados Unidos en 1919-1921, fue de más de $ 11 mil millones.

Para resolver este problema, los países deudores trataron de imponer una gran cantidad de condiciones extremadamente difíciles para el pago de las reparaciones a expensas de Alemania. Esto fue causado por la fuga de capital alemán en el extranjero, y la negativa a pagar impuestos condujo a un déficit presupuestario estatal que podría ser cubierto sólo a través de la producción en masa de las Marcas sin garantía. El resultado fue el colapso de la moneda alemana – la “gran inflación” de 1923, que ascendió a 578 (512%), cuando el dólar valía 4,2 billones de Marcas. Los industriales alemanes comenzaron a sabotear abiertamente todas las actividades en el pago de las obligaciones de reparación, lo que finalmente provocó la famosa “crisis del Ruhr” – la ocupación franco-belga del Ruhr en enero de 1923.

Los círculos gobernantes anglo-americano, con el fin de tomar la iniciativa en sus propias manos, esperaban a Francia a quedar atrapado en una aventura de aventurarse y probar su incapacidad para resolver el problema. La secretaria de Estado de Estados Unidos Hughes señaló: “Es necesario esperar a que madure Europa con el fin de aceptar la propuesta de Estados Unidos.”

El nuevo proyecto se desarrolló en las profundidades de “JP Morgan & Co.” bajo la instrucción de la cabeza del Banco de Inglaterra, Montagu Norman. En el núcleo de sus ideas era representante de la “Dresdner Bank” Hjalmar Schacht, que formuló en marzo de 1922 por sugerencia de John Foster Dulles (futuro secretario de Estado en el Gabinete del Presidente Eisenhower) y asesor jurídico del presidente W. Wilson en la conferencia de paz de París. Dulles dio esta nota al jefe Fiduciario “JP Morgan & Co.”, y luego JP Morgan recomienda que H. Schacht, M. Norman y el último de los gobernantes Weimar. En diciembre de 1923, H. Schacht se convertiría en Director del Reichsbank y fue instrumental en reunir a los círculos financieros anglo-americanos y alemanes.

En el verano de 1924, el proyecto conocido como el “Plan Dawes” (llamado así por el Presidente del Comité de expertos que lo crearon – banquero americano y director de uno de los bancos del grupo Morgan), fue adoptado en la conferencia de Londres . Hizo un llamamiento para reducir a la mitad las reparaciones y resuelve la cuestión de las fuentes de su cobertura. Sin embargo, la tarea principal era asegurar condiciones favorables para la inversión de Estados Unidos, que sólo era posible con la estabilización de la marca alemana.

114574_800

Con este fin, el plan dio a Alemania un gran préstamo de $ 200 millones, la mitad de los cuales se explica por JP Morgan. Mientras que los bancos angloamericanos hicieron con el control no sólo sobre la transferencia de pagos alemanes, sino también para el presupuesto, el sistema de la circulación monetaria y en gran medida en el sistema de crédito del país. Para agosto de 1924, la antigua marca alemana fue sustituida por una nueva, estabilizado la situación financiera en Alemania, y, como el investigador GD Preparta escribió, la República de Weimar fue preparado para “el más pintoresco de ayuda económica de la historia, seguido de la cosecha más amarga en la historia del mundo “-” una inundación imparable de sangre americana vierte en las venas financieras de Alemania “.

Las consecuencias de esto no tardaron en aparecer.

Esto se debió principalmente al hecho de que las reparaciones eran anuales para cubrir el importe de la deuda pagada por los aliados, formada por el llamado “círculo de Weimar absurda”. El oro que Alemania pagó en forma de reparaciones de guerra, fue vendido, empeñado, y desapareció en los EE.UU., donde se volvió a Alemania en la forma de un plan de “ayuda”, que le dio a Inglaterra y Francia, y en a su vez eran para pagar la deuda de guerra de los Estados Unidos. A continuación, se cubrió con interés, y de nuevo enviado a Alemania. Al final, todos en Alemania vivían en la deuda, y era evidente que debe Wall Street retirar sus préstamos, el país sufrirá la quiebra completa.

En segundo lugar, aunque el crédito formal fue emitida para garantizar el pago, en realidad era la restauración del potencial militar e industrial del país. El hecho es que los alemanes fueron pagados en acciones de empresas de los préstamos para que el capital norteamericano comenzó a integrar activamente en la economía alemana.

El importe total de las inversiones extranjeras en la industria alemana durante 1924-1929 ascendió a casi 63 mil millones de marcos oro (30 mil millones correspondieron a préstamos), y el pago de reparaciones – 10 mil millones de marcos. 70% de los ingresos fueron proporcionados por los bancos de los Estados Unidos, y la mayoría de los bancos eran de JP Morgan. Como resultado, en 1929, la industria alemana estaba en segundo lugar en el mundo, pero fue en gran medida en manos de grupos financiero-industriales principales de Estados Unidos.

“Interessen-Gemeinschaft Farben”, el proveedor principal de la máquina de guerra alemana, financia el 45% de la campaña electoral de Hitler en 1930, y estaba bajo el control de Rockefeller “Standard Oil”. Morgan, a través de “General Electric”, controlado por la radio alemana y la industria eléctrica a través de AEG y Siemens (hasta 1933, el 30% de las acciones de AEG propiedad “General Electric”) a través de la compañía de telecomunicaciones ITT – 40% de la red telefónica de Alemania.

Además, poseían una participación del 30% en la empresa de fabricación de aeronaves “Focke-Wulf”. “General Motors”, pertenecientes a la familia DuPont, estableció el control sobre “Opel”. Henry Ford controla el 100% de las acciones de “Volkswagen”. En 1926, con la participación del Banco de Rockefeller “Dillon, Reed & Co.”, el segundo más grande monopolio industrial en Alemania después de “IG Farben” emergió – preocupación metalúrgica “Vereinigte Stahlwerke” (confianza de acero) Thyssen, Flick, Wolff, Feglera etc. .

la cooperación estadounidense con el complejo militar-industrial alemán era tan intenso y penetrante que en 1933 los sectores clave de la industria alemana y los grandes bancos como Deutsche Bank, Dresdner Bank, Banco Donat, etc. estaban bajo el control del capital financiero estadounidense.

La fuerza política que estaba destinado a desempeñar un papel crucial en los planes anglo-estadounidense estaba siendo preparada de forma simultánea. Estamos hablando de la financiación del partido nazi y A. Hitler personalmente.

Como escribió el ex canciller alemán Brüning en sus memorias, desde 1923, Hitler recibió grandes sumas de dinero desde el extranjero. Donde iban se desconoce, pero se recibieron a través de bancos suizos y suecos. También se sabe que, en 1922 en Munich, tuvo lugar una reunión entre A. Hitler y el agregado militar de los EE.UU. a Alemania – capitán Truman Smith – que compiló un informe detallado de sus superiores en Washington (en la oficina de la inteligencia militar) , en la que habló muy bien de Hitler.

114714_800

Fue a través de círculo de conocidos Hitler se introdujo primero en Ernst Franz Sedgwick Hanfstaengl (Putzie), un graduado de la Universidad de Harvard, que jugó un papel importante en la formación de A. Hitler como un político de Smith, le rindió un importante apoyo financiero, y le aseguró el conocimiento y la comunicación con las figuras británicas de alto nivel.

Hitler se preparó en la política, sin embargo, mientras que Alemania reinaba en la prosperidad, su partido se mantuvo en la periferia de la vida pública. La situación cambió drásticamente con el inicio de la crisis.

Desde el otoño de 1929 tras el colapso de la bolsa de valores estadounidense fue provocada por la Reserva Federal, la tercera etapa de la estrategia de los círculos financieros anglo-americana comenzó.

La Reserva Federal y JP Morgan decidió dejar de prestar a Alemania, inspirada en la crisis bancaria y la depresión económica en Europa Central. En septiembre de 1931, Inglaterra abandonó el patrón oro, destruyendo deliberadamente el sistema internacional de pagos y completamente cortando el oxígeno financiero a la República de Weimar.

Sin embargo, un milagro financiero ocurrió con el partido nazi: en septiembre de 1930, como resultado de grandes donaciones de Thyssen, “I.G. Farben “, el partido de Kirdorf obtuvo 6,4 millones de votos, y obtuvo el segundo lugar en el Reichstag, después de lo cual se activaron generosas inversiones desde el extranjero. El enlace principal entre los grandes industriales alemanes y los financieros extranjeros se convirtió en H. Schacht.

El 4 de enero de 1932, se celebró una reunión entre el mayor financista Inglés M. Norman, A. Hitler y von Papen, que llegó a la conclusión de un acuerdo secreto sobre la financiación del NSDAP. Esta reunión también asistieron los políticos estadounidenses y los hermanos Dulles, cosa que sus biógrafos no les gusta hablar. El 14 de enero de 1933, una reunión entre Hitler, Schroder, Papen y Kepler tuvo lugar, donde el programa de Hitler fue aprobado en su totalidad. Fue aquí que finalmente han resuelto el problema de la transferencia del poder a los nazis, y el 30 de enero Hitler se convirtió en canciller. La aplicación de la cuarta etapa de la estrategia así iniciada.

La actitud de los círculos de poder anglo-americano para el nuevo gobierno era muy simpático. Cuando Hitler se negó a pagar las reparaciones, las cuales, como es natural, en tela de juicio el pago de las deudas de guerra, ni Gran Bretaña ni Francia le mostró las reclamaciones de los pagos. Por otra parte, después de la visita en los Estados Unidos en mayo de 1933, H. Schacht fue colocado de nuevo como cabeza de Reichsbank, y después de su reunión con el Presidente y los grandes banqueros de Wall Street, América asigna Alemania nuevos préstamos por un total de $ 1 mil millones.

En junio, durante un viaje a Londres y una reunión con el señor Norman, Schacht también solicitó un préstamo de Inglés de $ 2 mil millones, y una reducción y cesación de pagos de los préstamos viejos. Por lo tanto, los nazis obtuvieron lo que no pudieron lograr con el gobierno anterior.

En el verano de 1934, Gran Bretaña firmó el acuerdo de transferencia anglo-alemán, que se convirtió en uno de los fundamentos de la política británica hacia el Tercer Reich, y al final de la década de los 30, Alemania se convirtió en el principal socio comercial de Inglaterra. Schroeder Bank se convirtió en el principal agente de Alemania en el Reino Unido, y en 1936 su oficina en Nueva York se unió a los Rockefeller para crear el “Schroeder, Rockefeller & Co.” El banco de inversión, que la revista “Times” llamó el eje de propaganda económicos ” de Berlín-Roma “. Como admitió el propio Hitler, concibió su plan de cuatro años sobre la base de préstamos financieros del exterior, por lo que nunca le inspiraba la menor alarma.

En agosto de 1934, Americana “Standard Oil” en Alemania adquirió 730.000 acres de terreno y construyó grandes refinerías de petróleo que suministran los nazis con aceite. Al mismo tiempo, Alemania secretamente hizo la entrega de los equipos más modernos para las fábricas de aviones de Estados Unidos, que comenzaría la producción de aviones alemanes.

Alemania recibió un gran número de patentes militares de las empresas estadounidenses Pratt y Whitney “,” Douglas “,” Curtis Wright “, y la tecnología estadounidense estaba construyendo el” Junkers-87 “. En 1941, cuando la Segunda Guerra Mundial estaba en su apogeo, las inversiones estadounidenses en la economía de Alemania ascendieron $ 475 millones. “Standard Oil” invertido – 120 millones de dólares, “General Motors” – $ 35 millones, ITT – $ 30 millones, y “Ford” – $ 17,5 millones.

La estrecha cooperación financiera y económica de los círculos de negocios anglo-estadounidenses y nazis fue el contexto en el que, en la década de los 30, una política de apaciguamiento condujo a la Segunda Guerra Mundial.

Hoy en día, cuando la élite financiera mundial comenzó a poner en práctica la “Gran depresión – 2” en planta, con la transición posterior al “nuevo orden mundial”, la identificación de su papel clave en la organización de los crímenes contra la humanidad se convierte en una prioridad.

Yuri Rubtsov es un doctor en ciencias históricas, académico de la Academia de Ciencias Militares, y miembro de la Asociación Internacional de los historiadores de la Segunda Guerra Mundial