Lee, Comparte y únete a la pagina y grupo de Facebook…

Pagina en Facebook
https://www.facebook.com/La-cosa-aquella-231455250559123/
Grupo de Facebook
https://www.facebook.com/groups/1013342072090602/
Blog
https://kenzocaspi.wordpress.com/author/kenzocaspi/
Canal Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCJZIxTmbZ4CwPCE0Y4UAI1g

Por Cyril Widdershoven – 09 de marzo de 2020

Mientras el mundo observa cómo se desarrolla una guerra de precios del petróleo entre Rusia, la OPEP y el esquisto estadounidense, se avecina otra crisis importante en el Medio Oriente.

Arabia Saudita se enfrenta a múltiples amenazas existenciales, ya que una nueva caída de los precios del petróleo amenaza no solo con afectar los ingresos del país y los programas de diversificación económica, sino también la posición ya frágil del príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman.

La semana pasada, los medios internacionales informaron sobre la represión de dos importantes corredores de poder dentro de la Familia Real Saudita. El ex príncipe heredero Mohammed bin Nayef y el príncipe Ahmed bin Abdelaziz Al Saud fueron arrestados en lo que parece haber sido un intento de contrarrestar una posible amenaza de golpe dentro de la familia real saudita de la cual el príncipe heredero MBS continúa enfrentando resistencia.

La represión actual llega en un momento crucial para la economía de Arabia Saudita, ya que el país ha estado presionando para que un agresivo programa de diversificación económica haga alarde en la cumbre del G20 de este año. Justo cuando los inversores y los empresarios comenzaron a ser más optimistas sobre la situación en Riad, las cosas volvieron a ponerse agrias. Los arrestos pueden ser vistos como una consolidación del poder por parte de Mohamed bin Salman. Después de su gran sacudida justo después del FII2018 que vio a ciudadanos saudíes ricos encarcelados en el Ritz Carlton, la oposición dentro de la familia real al MBS ha estado creciendo. Estas disputas familiares han sido una amenaza constante para MBS desde 2018 y este ataque preventivo bien podría haber sido su única opción. Independientemente de si fue la decisión correcta, Ha agregado presión al príncipe heredero de Arabia Saudita justo cuando la economía global se tambalea y el coronavirus amenaza la estabilidad regional.

La guerra de los precios del petróleo, que se inició después de que Rusia y la OPEP no llegaron a un acuerdo sobre recortes de producción más profundos, es otro tema preocupante para MBS. Al tomar la línea dura que hizo después de esa reunión, él ha puesto en riesgo la economía del Reino debido a su fuerte dependencia de los ingresos del petróleo. Sin la afluencia de miles de millones de dólares en dinero del petróleo, otros proyectos de inversión de alto perfil para preparar al país para un futuro económico sostenible ahora están en duda. Proyectos que MBS considera una parte vital de su legado ‘Vison 2030’. Se necesitan inversiones multimillonarias para que estos proyectos puedan sacar a Arabia Saudita de su adicción a los hidrocarburos y también crear más de 6 millones de empleos para emplear a la juventud de Arabia Saudita. Si la economía se desploma a raíz de una guerra de precios del petróleo, MBS puede encontrar sus proyectos clave y, por extensión, su legado bajo amenaza.

Teniendo en cuenta la multitud de posibles repercusiones negativas de la ruptura de la OPEP +, la caída actual del precio del petróleo, lo que podría llevar a precios muy bajos del petróleo en el segundo y tercer trimestre, podría dar un tremendo golpe a la economía saudita. Según el FMI, el precio de equilibrio fiscal para el crudo saudí es de alrededor de $ 80 por barril. Su creciente déficit, mientras tanto, está ejerciendo una gran presión sobre el Reino. Los megaproyectos probablemente verán demoras o se suspenderán indefinidamente, lo que provocará posibles disturbios entre los inversores, los operadores y la sociedad saudita. Este tipo de inestabilidad podría poner en peligro la posición frágil de MBS. Una posible desaceleración económica o incluso una crisis apoyaría a las fuerzas anti-MBS existentes y fortalecería a las facciones conservadoras dentro del país. De hecho, los dos arrestos recientes de MBS sugieren que los disturbios ya comenzaron.

Los analistas también deberían vigilar la caída de los precios de las acciones de Saudi Aramco. Si Aramco fuera una compañía petrolera “normal” que cotiza en la bolsa de valores, no sería una amenaza para el gobierno. En la actualidad, sin embargo, la caída del precio de las acciones de Aramco es un problema importante para MBS si los precios del petróleo no mejoran. El impacto de la lista de Aramco ya es inmenso, con la mayor parte del intercambio volviéndose rojo después de que Aramco perdió el 10 por ciento de su valor el lunes. Esta fuerte corrección es una gran amenaza, ya que los ciudadanos sauditas han estado invirtiendo no solo su propio dinero sino también dinero prestado de los bancos para comprar acciones de Aramco. Un colapso total o una caída importante en el precio de las acciones resultaría en otro dolor de cabeza para la familia real saudita.

El Príncipe Heredero ha aumentado su poder en los últimos años. Las críticas fueron sofocadas por la apertura del Reino Wahhabi, dando más espacio para que las mujeres y las niñas participen en la sociedad, y eliminar a los conservadores intransigentes del poder. Sin embargo, estos éxitos podrían no ser suficientes para obtener la inversión extranjera que necesita el país. La estabilidad de Arabia Saudita y el futuro de MBS depende de la OPV de Aramco, los proyectos del Fondo de Inversión Pública y la diversificación. Todos pueden vincularse directa e indirectamente con la OPEP + y los precios del petróleo. En la actualidad, un escenario de precios del petróleo más bajos por más tiempo podría poner en grave peligro el futuro de MBS.

Por Cyril Widdershoven