Comparte y únete a la pagina y grupo de Facebook…

Pagina en Facebook
https://www.facebook.com/La-cosa-aquella-231455250559123/
Grupo de Facebook
https://www.facebook.com/groups/1013342072090602/
Blog
https://kenzocaspi.wordpress.com/author/kenzocaspi/
Canal Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCJZIxTmbZ4CwPCE0Y4UAI1g

16 de octubre de 2019

“Moscú y Damasco siempre han mantenido que están en contra de cualquier forma de partición o presencia extranjera ilegal en Siria”.

Federico Pieraccini

Moscú ha logrado mantener contactos con todas las partes en el conflicto, incluso a pesar de su postura contra la partición y la presencia extranjera ilegal. Las conversaciones trilaterales entre Irán, Turquía y Rusia tuvieron lugar en Astana a instancias de Moscú. Putin logró reunir en Sochi al gobierno sirio y a los grupos de oposición para discutir el futuro de Siria. En Ginebra, Moscú medió entre Damasco y la comunidad internacional, protegiendo a Siria de la artimaña diplomática de los Estados Unidos y otros enemigos de Siria.
Turquía, únicamente como resultado de su derrota en Siria, ahora se encuentra en un diálogo activo con Moscú y Teherán. A medida que Ankara experimenta un empeoramiento de las relaciones con Washington y otras capitales europeas, Moscú vio una gran oportunidad para acercar a Turquía a Damasco.

La operación de Rusia fue complicada y requirió mucha paciencia; pero gracias a las negociaciones supervisadas por Rusia, junto con la valentía y el coraje de los soldados sirios, se han superado progresivamente casi todos los bolsillos terroristas esparcidos por Siria.

Además de la provincia de Idlib, el principal problema para Damasco estaba en la ocupación estadounidense en el noreste del país, con el pretexto de proteger a los kurdos (SDF) del “régimen de Assad”, así como “luchar contra Daesh”.

Actualmente, Erdogan se encuentra encerrado en una economía colapsada, amenazado por sus aliados (la compra del sistema ruso S-400 irritó a muchos en Washington y en la OTAN): Necesita desesperadamente presentar algún tipo de victoria a su base.

Esta puede ser la razón principal detrás de la decisión de Erdogan de mudarse a Siria con el pretexto de que el YPG es una organización terrorista vinculada con el PKK – proceder a crear una zona de amortiguación en la frontera entre Siria y Turquía y declarar “misión cumplida” para aumentar las calificaciones de popularidad.

Con Trump, desesperado por desviar la atención de los procedimientos de juicio político (un engaño) y, de manera similar, debe presentar algún tipo de victoria a su base. ¿Por qué, qué mejor manera de hacer esto que con una mini retirada de las tropas estadounidenses de Siria, dejando a los kurdos a su destino (el factor de atención de Trump con respecto a las SDF es mínimo, ya que están más conectados con sus oponentes políticos en el Partido Demócrata), mientras reclama la victoria sobre Daesh por enésima vez en los últimos meses?

Trump, con un puñado de tuits dirigidos contra el “gasto loco” del Pentágono y las guerras pasadas de Estados Unidos, se encuentra a sí mismo y a su base dándose chocando los cinco por su compromiso con la doctrina de “América Primero”.

Erdogan y Trump también han resuelto el vergonzoso conflicto interno dentro de la OTAN entre Turquía y EE. UU., Probablemente restableciendo las relaciones personales (a pesar de la dura conversación de la Casa Blanca).

El acuerdo entre los kurdos (SDF) y Damasco es la única conclusión natural de los eventos fuertemente organizados por Moscú. El despliegue de tropas sirias y rusas en la frontera con Turquía es el preludio de la reconquista de todo el territorio sirio. El resultado que el Kremlin deseaba al comienzo de esta obra maestra diplomática.

Washington y Ankara nunca han tenido ninguna oportunidad para evitar que Damasco reunifique al país. Moscú asumió que Washington y Ankara buscarían tarde o temprano la estrategia de salida correcta, incluso cuando proclamaron la victoria en sus respectivas bases ante la derrota en Siria. Esto es exactamente lo que se les ocurrió a Putin y Lavrov en las últimas semanas, ofreciendo a Trump y Erdogan la solución a sus problemas sirios.

Trump declarará que tiene poco interés en países a 7,000 millas de la patria; y Erdogan (con cierta reticencia) afirmará que la frontera entre Turquía y Siria, cuando está en poder del ejército árabe sirio, garantiza la seguridad contra los kurdos.

Sin duda, Putin ha aconsejado a Assad y a los kurdos que comiencen un diálogo en interés común de Siria. Sin duda también habría convencido a Erdogan y Trump de la necesidad de aceptar estos planes.

Un acuerdo que premia a Damasco y Moscú salva a los kurdos mientras deja a Erdogan y Trump con una apariencia de dignidad en una situación que es difícil de explicar a un público nacional o internacional.

Moscú ha comenzado patrullas conjuntas con el ejército árabe sirio en las fronteras con Turquía con el fin de evitar enfrentamientos militares entre Ankara y Damasco. Si Ankara detiene su operación militar en los próximos días, Damasco recuperará el control de los campos petroleros.

El mundo habrá sido testigo de una de las mayores obras maestras diplomáticas jamás concebidas, responsable de acercar el final del conflicto sirio de siete años.