hypersonic bomber

hypersonic bomber

No olvidar dar like a face para seguir las publicaciones… y compartir también unirse al grupo de la cosa aquella, el blog esta teniendo bloqueos de facebook y se me es difícil compartirlo en grupos…

No duden en revisar artículos pasados de diversos temas hay miles y el 99.9% son de la mas alta calidad y de los mejores articulistas y analistas…

**************************************

En un intento legalmente dudoso de legitimar el régimen en la sombra de Juan Guaido, Estados Unidos presionó para instalar un operativo neoliberal implicado en un supuesto complot de asesinato de Maduro al embajador de la Organización de Estados Americanos de Venezuela.

Por Anya Parampil

WASHINGTON DC – El 9 de abril, el consejo permanente de la Organización de los Estados Americanos votó bajo la presión de los Estados Unidos para adoptar una resolución que instale al representante del líder opositor venezolano Juan Guaido, Gustavo Tarre, ante el cuerpo gobernante.

Fue solo el último intento de legitimar el régimen de la sombra de Guaido por parte de una administración Trump cada vez más ansiosa, nerviosa por el fracaso del golpe de estado que inició el 5 de enero.

Resultado de imagen para Carlos Trujillo oeaDe manera contundente, cuando presioné al embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, para especificar qué otorgó al consejo la autoridad legal para reconocer a Gustavo Tarre como el nuevo representante de Venezuela, No pudo ofrecer una explicación coherente.

Trujillo anunció la reunión especial para discutir la situación en Venezuela luego de que fue solicitada el 8 de abril por las Misiones Permanentes de Colombia, Chile, Paraguay, Brasil, Argentina, Perú y Canadá. La solicitud se presentó junto con un proyecto de resolución que aceptaba “el nombramiento del Sr. Gustavo Tarre como Representante Permanente” de Venezuela e instruía al Secretario General de la OEA, Luis Almagro, a “transmitir el texto de [la resolución] al Secretario General de las Naciones Unidas. ”

Cinco de los dieciocho países que votaron a favor de la medida de los Estados Unidos fueron recientemente tomados por los gobiernos pro-FMI (Argentina, Ecuador); golpeado por golpes de estado legislativos suaves ayudados por Washington (Brasil, Paraguay); o apuntado por las operaciones directas de cambio de régimen de los Estados Unidos (Honduras) durante los años de Obama. Haití, que vio a su presidente elegido democráticamente Jean-Bertrand Aristide destituido en un golpe de estado respaldado por Estados Unidos en 2004, reconoció a Guaido para asegurar el apoyo de Washington en medio de la inquietud popular generalizada.

Los antecedentes políticos de Tarre destacaron perfectamente la descarada calidad del intento de los Estados Unidos de eliminar al gobierno electo de Venezuela. Un economista formado en Occidente que promovió políticas de austeridad en el notoriamente neoliberal Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) en Venezuela, Tarre es actualmente un asociado senior en las armas, El centro de investigación del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), financiado por la industria bancaria y petrolera, en Washington.

En 2014, fue implicado públicamente en un supuesto complot para asesinar al presidente venezolano Nicolás Maduro.

Gustavo Tarre

Violando la carta de la OEA.

Los representantes de los países que criticaron la resolución se apresuraron a acusar que violaba tanto el espíritu como la carta de la Carta de la OEA. Ese documento vinculante afirma que “los Estados americanos establecieron” la organización para “promover su solidaridad, para fortalecer su colaboración, y para defender su soberanía, su integridad territorial y su independencia “.

Dentro de la OEA, el deber del Consejo Permanente es “mantener la vigilancia sobre el mantenimiento de las relaciones amistosas entre los Estados miembros” y “ayudarlos a resolver pacíficamente sus controversias”. Lo que es más, en ninguna parte de su estatuto está la OEA la autoridad otorgada para reconocer ni negar la legitimidad de los gobiernos de ningún estado miembro.

“¿Qué le dio al Consejo Permanente la autoridad para tomar esta decisión?”, Preguntó Grayzone al Embajador Trujillo cuando salía de la reunión. ¿No debería ser esto solo una decisión tomada solo por la Asamblea General?”

“Estoy seguro de que será revisado en la Asamblea General”, respondió Trujillo, desviando la pregunta.

Anya parampil ✔
@anyaparampil
El martes observé que la OEA viola descaradamente sus propias reglas para reconocer al embajador de Guaidó y apaciguar al administrador de Trump.

Le pedí al embajador de Estados Unidos, Trujillo, que explicara la base legal de la votación.

No pudo citar un solo artículo en la carta de la OEA.

11:55 PM – 9 de abril de 2019 · Washington, DC

La Asamblea General, de acuerdo con la Carta de la OEA, es el “órgano supremo” de la organización y, por lo tanto, es el órgano principal encargado de “determinar la estructura y función” de la institución. Al apresurar esta resolución a través del Consejo Permanente, donde solo se necesitaba una mayoría simple de dieciocho votos para que se aprobara, EE. UU. y sus aliados evitaron tener que reunir los 24 puntos necesarios para obtener la mayoría de dos tercios requerida en la Asamblea General.

Desviando preguntas directas sobre legalidad.

El embajador Trujillo insistió en que era incorrecto al afirmar que la votación del día en el Consejo Permanente era ilegal, así que le imploré que definiera su “base legal en la Carta”.

Al parecer, no acostumbrado a un desafío de la prensa, Trujillo luchó por reunir una respuesta: “Artículo, artículo, sí en la Carta. Y muchas resoluciones están pendientes de la decisión de la Asamblea General “.

Entonces, ¿cuál fue el artículo en la carta que le otorgó a Trujillo la autoridad legal? Él no podía decir.

Un problema con la predicción de Trujillo del consentimiento de la Asamblea General es que para cuando los ministros de asuntos exteriores de los estados miembros se reúnan para la próxima sesión en junio, Venezuela ya se habrá retirado de la OEA.

“Este día significa el fin de una cadena de violaciones y trampas que, para convertir a la OEA en un arma contra Venezuela, ha acabado destruyendo toda la estructura del derecho internacional que la sustenta”, Asbina Marín, actual representante de Venezuela ante la OEA, anunció.

Marín agregó: “Esta casa, la OEA, se ha vuelto inhabitable”.

“Al llegar a esta resolución, esta prueba esencial del derecho internacional ha sido ignorada”

Sin duda alguna Caracas llegó a esta conclusión hace algún tiempo. En abril de 2017, la entonces Ministra de Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, anunció el retiro de Venezuela de la OEA, un proceso de dos años que finalizará el 27 de abril de este año. La fecha límite de aproximación rápida sugiere que este último esfuerzo de Washington y sus aliados puede haber sido simbólico, intento de último minuto para patear al gobierno electo de Venezuela una última vez antes de que salga por la puerta. Sin embargo, el perturbador precedente establecido por la resolución no se perdió en otros estados miembros de la OEA.

“Se ha instituido la llamada doctrina de los 18 votos” lamentó el embajador mexicano Jorge Lomonaco, “lo que ha generado el precedente que un órgano subsidiario puede cuestionar, con solo 18 votos, las decisiones soberanas”.

Ronald Sanders, Embajador de Antigua y Barbuda en la organización, hizo eco de su advertencia. cuando advirtió que “la presentación de esta resolución es parte de una tendencia inquietante en la que cualquier mayoría simple de dieciocho estados miembros puede imponer su voluntad a todos los demás estados miembros”.

“Ignora las reglas del consejo permanente”, agregó Sanders, “Y la Carta de la Organización de los Estados Americanos”.

Aunque Trujillo de los Estados Unidos tal vez no lo haya recordado, la resolución se basó en el Artículo 80 de la Carta de la OEA y el Artículo 3 de los estatutos del Consejo Permanente por su débil base legal. Cada artículo trata sobre la cuestión de la representación en la OEA, y el artículo 80 establece que “el consejo permanente de la Organización está compuesto por un representante de cada estado miembro”. Los estatutos del Consejo Permanente estipulan, por su parte, que “El gobierno de cada estado miembro deberá informar al Secretario General sobre el nombramiento de su representante”.

En otras palabras, los treinta y cinco gobiernos de cada estado miembro nombran a treinta y cinco embajadores que sirven en el consejo permanente.

Por este motivo, según Sanders, “el punto fundamental en cuestión en esta resolución … es el reconocimiento de los gobiernos, y los criterios para hacerlo”. El embajador señaló que “en el derecho y la práctica internacionales, tal reconocimiento se basa en la prueba de quién está a cargo del país, quien administra sus asuntos, [y] quien controla sus fronteras “.

Considerando que el régimen en la sombra de Guaido no encaja en ninguna de estas categorías, el Embajador Sanders concluyó que “Al llegar a esta resolución, esta prueba esencial del derecho internacional ha sido ignorada”.

Antigua y Barbuda, por lo tanto, se unió a Venezuela para rechazar la medida.

Los países opuestos no estaban solos en su firme condena de la resolución. Mientras Guyana se abstuvo de la votación final, el embajador del país, Riyad Insanally, proclamó que la medida “Establecer un precedente peligroso y, en última instancia, dañar irreparablemente el marco institucional de la OEA, rechazando la afirmación de que este es el principal foro político de las Américas”.

Al igual que Sanders, Insanally argumentó que la “aceptación de un representante de la OEA sugiere el reconocimiento de un gobierno en particular” y que “en el derecho internacional no existe un reconocimiento colectivo de un gobierno; Ese es el derecho soberano del estado “.

La última puja vacía para legitimar el guaido.

Dado que el gobierno soberano de Venezuela ya planeó dejar la organización y que el régimen de golpe de Estado de Guaido no ejerce un poder real en el país, el impacto real de la votación sigue sin estar claro.

“Cuando termine este debate y se emitan los votos, los gobiernos individuales seguirán determinando, como es su derecho, qué gobiernos reconocen”. comentó el embajador sanders. “Nada habrá cambiado. “Lo que logrará es una organización abrumada por la sospecha y paralizada por el hecho de no adherirse a su propia ética para generar consenso en las decisiones importantes”.

El embajador Lomonaco de México ofreció un pronóstico similar, afirmando, “La adopción de esta resolución es una victoria pírrica para un grupo de países, sin efectos reales y con consecuencias potencialmente negativas para la OEA y su institucionalidad “.

Desde Caracas, el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, denunció la votación como “una de las decisiones más desafortunadas tomadas en la larga historia de indignaciones legales y políticas de esta organización”. y una manipulación vulgar del chantaje y la presión contra los estados miembros para satisfacer los deseos de la política neomonroe de Washington “.

“Venezuela no puede permanecer en una organización de rodillas ante los intereses imperiales y los supremacistas de la administración estadounidense”, concluyó.

En última instancia, puede darse el caso de que el éxito de la resolución se refiriera más a la viabilidad de la OEA como una institución de gobierno seria que a la del gobierno de Maduro. A medida que el fracaso del intento de golpe de Washington se hace más evidente con cada día, Las ofertas de la Administración Trump para legitimar el régimen de la sombra de Guaido se vuelven más frenéticas y sin sentido.


Anya parampil

Anya Parampil es una periodista radicada en Washington, DC Anteriormente, fue anfitriona de un programa diario de noticias progresivo de la tarde llamado In Question on RT America. Ella ha producido y reportado varios documentales,  Incluyendo en los informes de tierra de la península coreana y Palestina.