hypersonic bomber

hypersonic bomber

No olvidar dar like a face para seguir las publicaciones… y compartir también unirse al grupo de la cosa aquella, el blog esta teniendo bloqueos de facebook y se me es difícil compartirlo en grupos…

No duden en revisar artículos pasados de diversos temas hay miles y el 99.9% son de la mas alta calidad y de los mejores articulistas y analistas…

*Una razón mas para analizar el por que intento de golpe de estado a Venezuela…

con este ya son muchos… petroleo, oro, ideológico, geopolitico, Dolar, hegemonía, suprema-sismo…

*Acá Artículos que pueden empaparte mas…

**********************************

Por Andrew Korybko

Investigación global, 26 de enero de 2019

La narrativa predominante de Alt-Media según la cual Washington quiere imponer un régimen títere pro estadounidense en Venezuela para controlar todo el petróleo del país no tiene mucho sentido si se considera que ya compra el 41% de las exportaciones totales de la República Bolivariana. lo que significa que es necesario ofrecer otra explicación más matizada para dar cuenta de este doble razonamiento narrativo.

La Comunidad Alt-Media está llena de comentarios sobre cómo los Estados Unidos quieren imponer un régimen títere en Venezuela para controlar el petróleo del país, pero eso no tiene mucho sentido porque ya compra el 41% de las exportaciones totales de la República Bolivariana, como lo demuestra el resumen ejecutivo de la Agencia de Información sobre Energía del comercio de energía entre los dos al 7 de enero de 2019. Según el informe, EE. UU. Es el principal cliente de Venezuela, mientras que Venezuela es el tercer mayor proveedor de importaciones de petróleo crudo de los EE. UU. así que Washington ya está recibiendo todo lo que necesita de Caracas como están las cosasDada esta dinámica irónica entre los dos enemigos geopolíticos e ideológicos, se podría esperar que los Estados Unidos también obtendrían acceso a los recursos de las reservas de petróleo más grandes del mundo en el Cinturón del Orinoco algún día, Una vez más, contradice la narrativa simplista de que Washington solo está librando esta guerra híbrida por el petróleo.

Sin embargo, la verdad del asunto es que el control sobre el petróleo de Venezuela es una de las motivaciones de este conflicto, aunque no en la forma en que se está representando. Además de garantizar el control geopolítico total sobre la Cuenca del Caribe y el socialismo de confrontación ideológica, EE. UU. desea obtener una influencia predominante sobre Venezuela para incorporarla a una estructura paralela similar a la OPEP para desafiar el acuerdo conjunto ruso-saudí de la OPEP + según la predicción del autor a fines de 2016 sobre la formación de una “Exportación de petróleo norteamericana-sudamericana Cartel de los países (NASAPEC). Esta entidad funcionaría como el componente energético de “Fortress America” ​​y tendría el potencial de ejercer una poderosa presión a largo plazo en el mercado internacional del petróleo a expensas de Rusia y Arabia Saudita. Cuando se combinan con los planes de inversión de GNL en los Estados Unidos y Qatar, es claro ver que los Estados Unidos están haciendo un juego de poder global para el control de la industria energética mundial, Lo que podría afectar muy negativamente a Rusia.

La Gran Potencia Euroasiática multipolar depende de sus exportaciones de energía para promover sus intereses financieros y geopolíticos,  aunque eso podría ser más difícil de hacer a pesar de sus asociaciones de petróleo y gas con Arabia Saudita e Irán, respectivamente (que forman parte de la estrategia de “equilibrio” del país) en el caso de que NASAPEC en todo el hemisferio occidental de los EE. UU. y su alianza de GNL con Qatar puedan competir poderosamente con él en este dominio. El riesgo potencial es que Rusia pueda perder muchos ingresos a largo plazo si EE. UU. Es capaz de mantener manipulativamente bajos los precios del petróleo y el gas, que podría combinarse con el aumento de los costos asociados con la Nueva Carrera de Armas provocada por la retirada de Washington del Tratado INF para ejercer una presión inmensa sobre Moscú para “comprometerse” con su principal rival geopolítico según la estratagema descrita por el autor en su artículo de abril de 2018 sobre “Lo que realmente quiere Estados Unidos de Rusia”.

El legado definitivo del presidente Putin se basa en su capacidad para cumplir las muchas promesas socioeconómicas que hizo a sus compatriotas durante su campaña de reelección el año pasado, aunque todos estos se basaron en el supuesto de que los futuros mercados de petróleo y GNL se mantendrían estables y en gran parte bajo la influencia de control de Rusia, así como la expectativa de que los avances de misiles hipersónicos del país podrían disuadir el inicio de una costosa Nueva Carrera de Armas. Los movimientos de energía y militares de los Estados Unidos antes mencionados hicieron añicos esas presunciones y pudieron lanzar los planes cuidadosamente elaborados del líder ruso para mejorar el sustento general de todos sus compatriotas (especialmente la mayoría de la población que vive fuera de sus ciudades más desarrolladas de Moscú y San Petersburgo) en peligro, aunque en este momento este peor escenario todavía está lejos de ser cierto en espera del resultado de la crisis venezolana, explicando así por qué Rusia está tan ansiosa por “mediar” entre el gobierno y la “oposición”.

*

Andrew Korybko es un analista político estadounidense con base en Moscú que se especializa en la relación entre la estrategia de Estados Unidos en Afro-Eurasia, La visión global de One Belt One Road en China de la conectividad New Silk Road y Hybrid Warfare. Es un colaborador frecuente de Global Research.

Copyright © Andrew Korybko, Global Research, 2019