hypersonic bomber

hypersonic bomber

putnnor_0.jpg

No olvidar dar like a face para seguir las publicaciones… y compartir en sus grupos, el blog esta teniendo bloqueos de facebook y se me es imposible compartirlo en grupos

39703541 (1)

******************************

PETER KORZUN | 20.08.2018 | MUNDO / EUROPA

El presidente ruso, Vladimir Putin, finalizó su viaje europeo para incluir la ceremonia nupcial de la FM de Austria y las conversaciones con la canciller alemana, Angela Merkel. La visita a Austria demostró que Putin disfruta de buenas relaciones personales con los representantes del bellezón político de Europa.  No ven nada extraño en invitarlo a eventos sociales, como la boda de la austriaca FM Karin Kneissl, especialmente si los organizadores quieren captar la atención de los medios.

Esto fue seguido por una cumbre con el canciller alemán – la segunda vez que los dos líderes se han reunido en poco más de tres meses. La reunión anterior tuvo lugar en la ciudad de Sochi, en el Mar Negro, en mayo. El canciller ha visitado Rusia varias veces.

Las “conversaciones del Castillo de Meseberg” en Alemania fueron sustantivas y detalladas, como lo ha señalado el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, pero evidentemente lo suficientemente importante como para que se hicieran públicos pocos detalles. Durante algún tiempo, los líderes hablaron tête-à-tête sin intérpretes. Compararon notas sobre Ucrania (incluidas las perspectivas de una misión de paz patrocinada por la ONU y el nuevo papel de mediador de la UE), Siria (y los problemas de su reconstrucción), las sanciones de EE. UU. contra Irán y el futuro del proyecto de gasoducto submarino Nord Stream 2.

No hubo acuerdos planeados para la reunión, pero la política de “América Primero” está impulsando a estos dos países que están divididos por sus diferentes puntos de vista sobre cuestiones internacionales hacia una cooperación más estrecha.  Rusia puede jugar un papel muy importante en la creación de las condiciones adecuadas para que los refugiados sirios puedan salir de Alemania y regresar a sus hogares, mitigando así ese problema acuciante. La reconstrucción de Siria abre nuevas oportunidades para la cooperación ruso-alemana.

El presidente Putin y la canciller Merkel discutieron la idea de una reunión sobre Siria que involucre a los líderes de Francia y Turquía, así como a Rusia y Alemania. Acordaron iniciar nuevas conversaciones bajo este formato. No se estableció una fecha para esa cumbre de cuatro naciones.

Hace algún tiempo, tal visita a Alemania y Austria era difícilmente concebible y cualquier esperanza de revivir un diálogo habría parecido descabellada. Los tiempos están cambiando, lo que refleja la necesidad de que la relación vuelva a la normalidad. Los conflictos y las emociones negativas están dando paso a enfoques fríos y constructivos. Además, Rusia ha demostrado su capacidad para resistir la presión.

Justo en vísperas de la cumbre Putin-Merkel, el Wall Street Journal publicó un artículo sobre las sanciones que prepara Estados Unidos para detener Nord Stream 2. Es hora de que Alemania se mantenga firme y continúe persiguiendo ese proyecto. Durante las conversaciones con el presidente Putin, la canciller Merkel dijo que eso es exactamente lo que ella hará. Una mirada superficial a la historia respalda su posición.

A principios de los años ochenta, la administración del presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, estaba tratando de evitar que Europa occidental y la Unión Soviética trabajen juntas por la energía. Las sanciones se usaron como un instrumento para obligarlos a someterse. A pesar de eso, el oleoducto “Hermandad” (Urengoy-Pomary-Uzhgorod), también conocido como el oleoducto siberiano o el proyecto Yamal, nació en el fragor de la Guerra Fría. El acuerdo marco entre Alemania Occidental y la URSS se firmó en julio de 1981. La política Ostpolitik del canciller Willy Brandt continuó, para beneficio de todos. En noviembre de 1982, se levantaron las sanciones y el 1 de enero de 1984 comenzó a fluir el gas natural. La similitud entre Yamal y Nord Stream 2 es obvia. La presión de resistencia beneficia a quien se niega a arrodillarse.

Alemania no está sola. El canciller austríaco, Sebastian Kurz, es un firme defensor de Nord Stream 2. La República de Austria se convirtió en el primer país de Europa occidental en firmar un contrato de gas con la Unión Soviética en 1968. En 2017, un nuevo récord para las exportaciones de gas ruso a Austria se estableció en 9.1 billones de metros cúbicos, un aumento de 50.3% (3 mil millones de metros cúbicos) a partir de 2016 (6.1 billones de metros cúbicos) y 33.8% (2.3 billones de metros cúbicos) desde 2005, cuando se alcanzó el récord anterior (6.8 billones de metros cúbicos).

Donald Trump es muy crítico con el canciller alemán, cuyo gobierno no es tan fuerte como solía ser. La idea de retirar las fuerzas estadounidenses de Alemania ha sido recientemente lanzada. La actual brecha entre los EE. UU. Y sus aliados europeos de la OTAN abre la cuestión de la seguridad del continente.

Antes de la cumbre de julio de la OTAN, el canciller salió en apoyo de la iniciativa del presidente Macron para crear una fuerza expedicionaria europea.
Fue Frank-Walter Steinmeier, el actual presidente alemán y luego ministro de Asuntos Exteriores, quien lanzó una iniciativa europea de control de armas en 2016. Y fue Alemania Occidental quien firmó el Tratado de Moscú con la URSS en agosto de 1970, lo que contribuyó a la distensión. Durante la reunión con Vladimir Putin, Angela Merkel enfatizó que los desacuerdos con Moscú deben resolverse a través del diálogo. Ella siente que hay muchos conflictos que pueden resolverse si las dos naciones cooperan.

De hecho, Rusia y Alemania históricamente han tenido una relación especial. Comenzaron a cooperar económicamente y trabajaron para aliviar las tensiones políticas en el contexto de la confrontación entre Occidente y Oriente. Ellos pueden hacerlo de nuevo. La reunión de Meseberg mostró que ambas partes se dan cuenta de la importancia del diálogo y la necesidad de evitar a toda costa cualquier retorno a la Guerra Fría.

Anuncios