hypersonic bomber

hypersonic bomber

putnnor_0.jpg

No olvidar dar like a face para seguir las publicaciones… y compartir en sus grupos, el blog esta teniendo bloqueos de facebook y se me es imposible compartirlo en grupos

0ggg

***********************
Foto
▲ El presidente ruso, Vladimir Putin, durante la ceremonia del Premio Estatal de la Federación de Rusia que se otorga a ciudadanos destacados.Foto Ap
Publicado el 5 agosto, 2018 
Bajo La Lupa

La vez anterior –“Detrás de Helsinki: Trump desea(ba) seducir a Putin contra el mandarín Xi (http://bit.ly/2LQ0OrX)” –comenté que “falta ver como China pondera las pérfidas maniobras de Kissinger en reversa.

Ni tardo ni perezoso, Global Times define el nuevo orden multipolar y fustiga el proyecto de un G-2, de EU/Rusia fraguado por Kissinger, y juzga que “la estrategia de guerra fría de Kissinger no es adecuada para el mundo de hoy”.

El Observador Su Tan, del Global Times, primero adula a Kissinger: proponente del balance del poder y “practicante de la Realpolitik”, quien tuvo una “evaluación profunda (sic) y precisa (sic) de China y su importancia hace más de cuatro décadas (http://bit.ly/2O87Jtl).

La sesgada evaluación del Observador fue conveniente para los intereses de China hasta que Trump y sus halcones sinófobos llegaron a librar su guerra multidimensional contra Pekín, en la que solamente falta el teatro bélico.

Casi medio siglo más tarde, como alega Le Monde, China es la primera potencia geoeconómica global y EU se encapsula (https://lemde.fr/2v9qBQE), mientras Trump concentra sus fuerzas en el etéreo proyecto “Indo-Pacífico (http://bit.ly/2LV2bpu)” destinado a perder debido a su penuria financiera frente a las tres Rutas de la Seda de China– la Euroasiática, la del Ártico, y la Marítima con África y el Medio Oriente (http://bit.ly/2LQFOBr).

Hoy, 47 años más tarde, al Observador le disgustan los consejos de Kissinger sobre las presentes relaciones de EU y Rusia que exhiben la “continuación de una mentalidad de guerra fría” y cuyo pensamiento estratégico puede probar no ser efectivo al lidiar con el ascenso de China que se encuentra profundamente inmerso en el sistema político y económico internacional y que no puede ser rodeado o aislado por nadie (sic).

Juzga que las relaciones trilaterales de China, EU y Rusia no conforman más el triángulo geoestratégico de la década de 1970 ya que la elevada interdependencia entre China y EU y los lazos extensos de China con otros países significan que el acercamiento de Trump con Rusia no necesariamente consigue el aislamiento de China cuando ni Rusia desea ser un contrapeso de China para complacer a Trump.

Aduce que dado el poderío económico (sic) y la influencia internacional de China, ningún (sic) país incluyendo EU (¡mega-sic!), puede rehacer el orden mundial sin China.

El Observador lanza una sonora advertencia a los estrategas de la Casa Blanca: al contrario, puede ser posible que los países contemplen un nuevo orden mundial sin EU, conforme Trump lleva a su país a abandonar al resto del mundo, lo cual no puede ser facilitado acogiéndose a Rusia.

Concluye que aún no se detecta un claro paradigma de lo que será el nuevo orden mundial, mientras el mundo se encamina a un paisaje multipolar.

Fred Kaplan, especialista en estrategia militar en EU, sentencia que la teoría de Kissinger en reversa, de un acuerdo de Trump y Putin, no cuadra y que tampoco existe una gran estrategia detrás de la incoherente y desastrosa política exterior del presidente (https://slate.me/2n866QS).

Ivan Danilov considera que sería un grave error de parte de Rusia alinearse con EU con el fin de contener a China (http://bit.ly/2naSQeg).

Según Danilov, quienes acuerdan arreglos históricos con EU corren un riesgo colosal ya que cualquier acuerdo concluido por una administración puede ser fácilmente roto por su sucesora.

Para Ivan Danilov el presunto plan maestro de un G-2 de Trump y el zar Vlady Putin contra el mandarín Xi, tiene cero oportunidad de acontecer: “un verdadero diálogo sustancial de las relaciones ruso-estadunidenses podría iniciar solamente cuando la Casa Blanca entienda que Rusia es uno de los principales polos de poder del mundo con sus propios derechos e intereses,y no un martillo geopolítico para cañonear la Gran Muralla de China.

Quizá la dinámica del orden multipolar se defina en las elecciones intermedias del 6 de noviembre en EU, lo cual podría encaminar a un G-3 de EU/Rusia/China.

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Anuncios