No olvidar dar like a face para seguir las publicaciones… y compartir el blog esta teniendo bloqueos de facebook y se me es imposible compartirlo en grupos …

****************************

POR JAMES RICKARDS

FEBRERO 22, 2018

 

Ayer, la Fed publicó el acta de su reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de enero.

Las minutas revelaron que la mayoría de los miembros esperan un mayor crecimiento económico en el futuro, lo que indica que “una mayor reafirmación gradual de la política sería apropiada”.

Inicialmente, las acciones se recuperaron cuando se publicó el informe, ya que no pareció suscitar el temor de una inflación en rápido aumento. Parecía indicar solo un camino gradual de alzas de tasas. El Dow subió 300 puntos después de que salió el informe.

Pero el mercado de bonos tomó el informe con más urgencia. El mercado de bonos indicó que la Fed podría ser más agresiva, posiblemente elevando las tasas hasta cuatro veces este año. Los rendimientos en el Tesoro a 10 años subieron a 2.95%, un máximo de cuatro años.

Las acciones comenzaron a caer una vez que el mercado de bonos reaccionó. Y después de su recuperación inicial, el Dow terminó el día con 166 puntos.

¿La volatilidad del mercado bursátil que hemos visto últimamente induce a la Fed a retroceder en los aumentos de tasas?

No, no necesariamente

La Fed no está tan preocupada por el mercado bursátil como mucha gente piensa. Ben Bernanke me dijo una vez que la bolsa de valores debería caer un 15% antes de que la Fed interviniera. Creo que es una buena regla general. Hay algunas advertencias que se aplican, pero creo que una caída del 15% es una cifra realista.

Entonces, la corrección del 11% que vimos a principios de este mes, a pesar de todo el pánico que causó, no fue suficiente para afectar los planes a más largo plazo de la Fed.

Esto es lo que necesita saber:

La Fed no está elevando las tasas porque la economía es fuerte o están tratando de adelantarse a la inflación. El crecimiento del PIB para todo el 2017 fue solo del 2,3%, solo un poco mejor que el crecimiento acumulativo del 2,13% desde 2009.  Y peor que la tasa de crecimiento de 2.9% en 2015 y la tasa de 2.6% en 2014.

Y la inflación en general sigue siendo débil.

No, la verdadera razón por la que la Fed está elevando las tasas es porque está desesperado por obtener tasas de interés de alrededor del 3-3.5%. Eso le permitirá prepararse para la próxima recesión.

La última recesión terminó en junio de 2009. Han pasado casi nueve años desde la última recesión. Esta ha sido una de las expansiones económicas más largas en la historia de los Estados Unidos. También ha sido una expansión muy débil. El crecimiento se está ejecutando aproximadamente 2.1% contra el 3-3.5% históricamente.

Eso significa que vamos a tener una recesión más temprano que tarde.  No digo que lo deseamos, pero ya podríamos estar en uno. Por lo general, no sabemos que estamos en una recesión hasta aproximadamente seis meses después.

Históricamente, se requieren 300 o 400 puntos básicos de reducción de tasas para sacar a la economía de la recesión. Eso significa que las tasas de interés tendrían que estar entre el 3% y el 4% para abordarlo de manera efectiva. En este momento las tasas son del 1.5%.

¿Cómo se recortan las tasas del 3,5% cuando solo están al 1,5%?

La respuesta es que no puedes. Te quedas sin pista bastante rápido. Es por eso que la Fed está tan ansiosa por elevar las tasas a alrededor de 3.5% y usará casi cualquier excusa para hacerlo. Una corrección del mercado de valores del 11% no es suficiente para disuadirlo.

Por supuesto, en este momento la Fed está llevando a cabo un ajuste cuantitativo, lo opuesto a la flexibilización cuantitativa. La Fed está destruyendo dinero. Es como si la Fed arrojara dinero a un horno y lo quemara. Para finales de 2018 solamente, se proyecta que la Fed destruirá alrededor de $600 mil millones.

Entonces, además de las alzas de tasas, la Fed está destruyendo dinero. Estamos recibiendo una doble dosis de ajuste monetario.

Y déjenme ser claro: esto nunca ha sucedido antes. Esto es completamente sin precedentes.

Este doble ajuste no es algo que el mercado haya absorbido por completo aún, aunque lo que sucedió a principios de febrero fue una señal de advertencia temprana. Si todo ese dinero infló el mercado de acciones, es lógico que quitarlo desinflará el mercado de valores. No puedes tenerlo de las dos maneras.

Solo el tiempo dirá si la Fed puede gestionar con éxito la liquidación. Pero dado el alcance de las políticas monetarias sin precedentes de la década pasada y el tamaño de las burbujas de activos actuales, probablemente no sea bonito. E, irónicamente, el endurecimiento de la Fed podría producir la misma recesión que está tratando de evitar.

Saludos,

Jim Rickards
para The Daily Reckoning

Anuncios