*Esta gira de Trump a Arabia Saudita, Israel, Vaticano de algún modo deja claro al nuevo Trump Edulcorado (como diría Alfredo Jalife), y la adquisición de modales de político convencional (Cinismo), enterrando el Trump de campaña que empieza a sumergirse en el pantano político lleno de intereses, Lobbys, geopolitica y chantaje…

*Lo que si es preocupante es que el tema del 9/11 y Arabia Saudita podria quedar enterrado y la lucha por la verdad obstruida…

……………………………..

21.05.2017

El 19 de mayo comenzó el primer viaje al extranjero de Trump como presidente. Visitará Arabia Saudita, Israel y el Vaticano, participará también en la cumbre de la OTAN en Bruselas, y se reunirá con los líderes de los países del G7 en Sicilia. Durante su primera gira por el extranjero, el 45º presidente de Estados Unidos visitará dos partes del mundo, tres centros de tres religiones mundiales, dos ciudades eternas y cuatro capitales extranjeras. El viaje durará ocho días. Trump participará en cuatro cumbres internacionales y reunirá a casi todos los líderes de los países que los Estados Unidos consideran aliados clave. Rusia no está incluida ahí.

La Meca y los líderes La Meca-céntricos
El primer país al que se envía a Donald Trump es Arabia Saudita. Durante la visita, se ha reunido con el rey Salman bin Abdul-Aziz Al Saud. El 20 de mayo, Trump asistiró a la cumbre del Consejo de Cooperación de los Jefes de Estado del Golfo Pérsico (una organización que une a Arabia Saudita, Qatar, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein , Kuwait y Omán), y hoy el presidente estadounidense se dirigió a los líderes de los estados árabes e islámicos en Riad. En el marco del Foro Mundial Americano-Islámico.

El último evento debe demostrar el poder, la fuerza y ​​la influencia del reino saudí en el mundo islámico y convencer a los colegas estadounidenses de que tomaron la decisión correcta colocando una apuesta en los saudíes.

El hecho de que se haga tal apuesta no sólo se confirma con la visita de Trump. El 13 de mayo, la prensa estadounidense informó que los Estados Unidos planean equipar a Arabia Saudí con armas por valor de 100.000 millones de dólares. Vale la pena recordar que el primer punto de la gira por Oriente Medio del nuevo Secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, fue también Arabia Saudita.

“Arabia Saudita es el guardián de las dos ciudades sagradas del Islam, y es ahí donde comenzaremos a construir una nueva base para la cooperación y la asistencia mutua con nuestros aliados musulmanes para combatir el extremismo, el terrorismo y la violencia”, dijo el 4 de mayo con ocasión de la promulgación de su decreto sobre la protección de las libertades religiosas.

El presidente estadounidense parecía haber olvidado cómo llamó a los saudíes los mayores patrocinadores del terrorismo en el mundo en 2011, y durante la campaña electoral señaló a los ciudadanos de este estado implicados en el financiamiento de la campaña electoral de Hillary Clinton . Al mismo tiempo, a pesar de las declaraciones de Trump de que los súbditos sauditas atacaron las torres gemelas durante los atentados del 11 de septiembre de 2011, Arabia Saudita no figuraba en la lista de siete países árabes cuyos residentes tuvieron prohibida la entrada a los Estados Unidos en enero de 2017.

La retórica anti-Assad de Trump no debe tomarse al pie de la letra. Así, The Washington Post informa que en agosto de 2015, Trump registró ocho firmas en la industria hotelera en Arabia Saudita. El cabildero de los saudíes, Mark Lamkin, y el Grupo BGR, una firma que representa los intereses del gobierno saudí, “invirtieron” en la campaña de Trump.

Arabia Saudita, verificación de la realidad
La presidencia de Barack Obama, especialmente en sus últimos años, no fue considerada por los saudíes como su mejor momento. En primer lugar, la “primavera árabe” fue bien acogida por los Estados Unidos, lo que abrió nuevas oportunidades para el reino en Libia y Siria, y puso en marcha simultáneamente los procesos de desestabilización en Baréin y Yemen. Y si los saudíes lograron meter las tropas en Baréin y no permitieron que la mayoría chiíta derrocara al rey sunita, eso preorientaría a este estado productor de petróleo hacia una alianza con Irán, y luego en Yemen. Después de dos golpes, Arabia Saudita entró en una guerra civil en 2015, de la cual a día de hoy no ha podido salir con honor.

Trump es regularmente desinformado acerca de la política real de Arabia Saudí por los dos equipos dominantes en la toma de decisiones: el CFR pro-Saudí y los neoconservadores anti-saudíes. Debe verificar la situación para formar su propia actitud sobre este polémico asunto.

Israelíes: aliados y amigos
El siguiente punto en la gira de Trump es Israel. Aquí, el presidente estadounidense llegará el 22 de mayo. Con respecto al estado judío, Trump sigue siendo fiel a sus promesas electorales. Y aunque nunca transfirió la residencia del embajador estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, el apoyo de Israel se convirtió en uno de los puntos de la doctrina de política exterior de la nueva administración estadounidense.

Trump realmente declaró su deseo de resolver la cuestión palestina. Sin embargo, casi todos los presidentes norteamericanos querían lo mismo, pero nadie lo logró.

Otro posible tema de la reunión entre Trump y Netanyahu es Siria. El formato para las negociaciones y las zonas de desescalada de propuestas en Astaná no implica la participación de Israel en la solución de la crisis siria, como tampoco, por cierto, la de Arabia Saudita. Pero aquí la posición de Israel es mejor que la de los saudíes. Después de una reunión con Donald Tramp el 10 de mayo, el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, mencionó los intereses especiales de Estados Unidos en el sur de Siria. Esta es exactamente la frontera con Israel, donde Tel Aviv hace todo para impedir la presencia del ejército sirio y de la milicia Hezbollah.

Una visita a Israel es necesaria para el presidente de Estados Unidos por razones políticas domésticas. En primer lugar, se debe al deseo de obtener el apoyo del influyente lobby israelí.

Roma y el Papa
El 24 de mayo, el Presidente de los Estados Unidos programó una audiencia con el Papa. La elección de este punto del viaje fue influenciada una vez más por la política interna. Según el periódico italiano La Stampa, los preparativos para la reunión con el pontífice comenzaron unos meses antes de la gira de Trump al extranjero.

La historia de la relación entre el Papa Francisco y el Presidente Trump difícilmente se puede calificar de satisfactoria. Durante su campaña, el excéntrico multimillonario incluso calificó de “vergonzosa” la declaración del Papa en la que cuestionó su devoción a la doctrina cristiana.

El Papa Francisco ha criticado repetidamente la posición de Trump en la restricción a la migración de México, poblado sobre todo por católicos. Al mismo tiempo, la comunidad católica en los Estados Unidos es el pilar de los valores tradicionales, en apoyo de la cual fue Trump. Esta es la mayor confesión en los Estados Unidos, con más de 70 millones de personas en sus filas.

Una de las principales tesis del Trump-candidato y del Trump-presidente es la protección de los cristianos de la persecución, en primer lugar en el mundo islámico.

Cumbre de la OTAN
El 25 de mayo, Trump asistirá a la cumbre de los jefes de Estado y de gobierno de la OTAN. La parte europea de la gira estará dominada por la agenda europea.

Según la información divulgada a la prensa, la agenda más probable de la cumbre de la OTAN en Bruselas cubrirá los temas de la expansión de la presencia estadounidense en Europa (la puesta en práctica de las decisiones tomadas en la anterior cumbre de Varsovia en julio de 2016) y la disuasión de Rusia. También se planteará el tema del aumento de la participación de los países europeos en el financiamiento de la OTAN y el fortalecimiento relacionado del componente europeo de la OTAN. Hasta ahora, con excepción de los EE.UU., sólo Gran Bretaña, Grecia, Polonia y la “poderosa” Estonia gastan el 2% del PIB para gasto militar (incluyendo la compra de equipo militar estadounidense).

Trump no perderá la oportunidad de desplazar la carga financiera sobre los hombros de sus aliados europeos.

El G7
El 26 de mayo Trump llegará a la reunión de líderes del G7 en Sicilia.

En cuanto a los posibles resultados de la cumbre de Bruselas, no habrá nada especial.

Es significativo que, por primera vez, la Alianza del Atlántico Norte se negara a publicar una declaración que delineara las principales prioridades de la alianza militar después de la cumbre. Como informó la edición americana de Foreign Policy por sus fuentes, la razón principal es el temor de que a “Trump no le guste esto”.

Trump es conocido por su antipatía hacia la UE. Pero las cosas no están listas para darle algo de forma. Así que el G7 será mucho más que un primer paso de acercamiento. Mucho depende del comportamiento psicológico de los líderes del G7. En el caso de Trump este aspecto sí importa.

Reunión de Taormina
Una situación similar ocurre con la cumbre del G7, que se celebrará del 26 al 27 de mayo en la ciudad de Taormina, en la isla de Sicilia. Los líderes de los Estados Unidos, Canadá, Japón, Italia, Francia, Alemania y el Reino Unido deben discutir la seguridad internacional, el desarrollo económico, social y ambiental sostenible, superar las desigualdades y los problemas causados ​​por el desarrollo tecnológico de la nueva etapa llamada próxima revolución productiva.

Aquí el tema de las sanciones contra Rusia puede ser planteado por Italia, que sufre más que otros por las mismas. Pero es poco probable que la cuestión se vaya a tratar adecuadamente debido a su complicada naturaleza. El Pantano en los EEUU hará cualquier cosa para prevenir cualquier cosa de esta clase.

El populismo del Pantano
Para superar la resistencia de las élites que encontró en los primeros 120 días de su reinado, el presidente norteamericano necesita adoptar la política republicana tradicional en muchas direcciones (de ahí el foco en Oriente Medio, el resucitar las alianzas con Israel y Arabia Saudita, el apoyo de la OTAN), demostrar su eficacia, y también ser cauteloso sobre Rusia.

Parece que Trump continúa su campaña electoral, sólo que primero necesitaba conseguir los votos de los electores y ahora ganar cierto apoyo en el polo opuesto de la élite política, es decir, del Pantano.

Anuncios