*Glass-Steagall se viene?

………………………………

27 de abril de 2017 — En Wall Street están claramente comenzando a angustiarse por el ímpetu que está cobrando la Glass-Steagall, no solo en el Congreso y por todo el país, sino en especial en la Casa Blanca. El ex titular de la Corporación Federal de Seguros de los Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés) William Isaac y el ex presidente de Wells Fargo, Richard Kovacevich, salen a relucir en un artículo editorial del Wall Street Journal el 26 de abril, titulado “Los argumentos destrozados por una nueva Glass-Steagall”, que empieza con un ataque contra el principal asesor económico del Presidente Trump, Gary Cohn, por respaldar la separación tipo Glass-Steagall de la banca de inversión de la banca comercial.

“Esto es muy decepcionante”, dice el artículo, y pasa a echar un cuento todo enrevesado sobre la “diversificación” que han traído la banca comercial y la banca de inversión (o sea, la fusión de ambas) que ha llevado a la “estabilización” del sistema bancario, contra la Glass-Steagall.

Esos llantos desesperados de la prensa financiera ocupan páginas enteras todos los días. Se puede suponer que son muy conscientes de que la burbuja de la deuda corporativa de Estados Unidos es tan significativamente mayor ahora de lo que era la burbuja hipotecaria antes del crac del 2008, cerca de los $14 billones de dólares, comparada con los $11 billones y piquito de la burbuja hipotecaria. La ex directora gerente de Goldman Sachs, Nomi Prins, autora de All the President’s Bankers (Todos los banqueros del Presidente), le dijo a EIR en una entrevista reciente que la burbuja de la deuda corporativa es ahora mucho más grande que la burbuja hipotecaria que disparó el derrumbe del 2008, luego de aumentar en 75% durante la última década para llegar a casi $14 billones, y que es casi seguro que va a estallar este año. Hasta el FMI advirtió la semana pasada que un aumento significativo en las tasas de interés podría provocar un derrumbe del 20% de las corporaciones de Estados Unidos. El pánico está en el aire, y una solución, como la Glass-Steagall, significaría que los especuladores de Wall Street tendrían que finalmente encontrar algún empleo útil en vez de que se consigan otro rescate financiero pagado por los contribuyentes, mientras que el sector útil de la banca comercial se preservaría para que financie de nuevo a la economía real.

Sin embargo, para salvar a la economía de Estados Unidos, el Presidente se debe unir también a la Nueva Ruta de la Seda, ya, de preferencia asistiendo al Foro de la Franja y la Ruta, que se realizará en Pekín los días 14 y 15 de mayo. El embajador chino en Estados Unidos, Cui Tiankai, volvió a reiterar la invitación que hizo el Presidente Xi Jinping, durante su visita a Trump, para que el Presidente visite China y para que Estados Unidos participe en la Franja y la Ruta. En la reseña que hizo el diario estatal chino China Daily, sobre la invitación del embajador Cui, cita a Helga Zepp-LaRouche en el Foro del Instituto Schiller que se llevó a cabo el 13 y 14 de abril, “La cooperación EU-China en la Iniciativa de la Franja y la Ruta”, en donde dijo que “la cooperación en la Franja y la Ruta puede utilizar la experiencia china para construir la infraestructura de Estados Unidos”, y que Trump podría llegar a ser “uno de los más grandes presidentes en la historia de Estados Unidos”, si se une a China y a otras naciones en la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

La EIR recomienda a todos que vean y circulen el video de 35 minutos que da un resumen de esa conferencia extraordinaria del instituto Schiller, en la que participaron representantes diplomáticos de alto nivel de China y de Rusia. Ver:

Por todo el mundo se están realizando reuniones preliminares sobre el Foro de la Franja y la Ruta. En las últimas 48 horas nada más, se realizaron esas reuniones en Polonia, Ucrania, Etiopía, Kazajstán y en Pakistán. La Canciller Merkel anunció que Alemania enviará a su Ministro de Asuntos Económicos, y el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, quien se encontraba en el Foro de Civilizaciones Antiguas en Atenas, invitó a su homólogo egipcio y a otros presentes para que asistan.

El mundo todavía se encuentra tambaleando demasiado cerca a una potencial guerra global, detonada por los dinosauros del imperio británico, que intenta desesperadamente preservar su división del mundo entre bandos hostiles, Este y Oeste, y hace todo lo posible por impedir que el Presidente Trump lleve a cabo su propósito declarado de ser amigos de China y de Rusia, como base de la cooperación mundial para el desarrollo. La opción es clara y urgente: desarrollo y cooperación mundial, o guerra mundial.

Anuncios