*Creo que este articulo puede dar a entender este tema muy serio, y también una de las razones de la política anti México de Trump, repito una de las razones, esta droga aparte de de ser mortal, deja ganancias exorbitantes comparadas con la cocaína y la heroína, claro todo esto dominado por carteles mexicanos y lavados por los grandes bancos que son los verdaderos Gansters con sus operadores políticos en cada país, entonces entendiendo esto, y las características, puede ser producido en cualquier lugar no hay campos en medio de la selva al aire libre, es mas imagínese y encuentran una farmacéutica corrupta, mejor no lo imagino por que se puede hacer realidad, todo esto claro en el la estructura decadente del sistema neo-liberal darwiniano capitalista donde el fin es des humanizar al ser humano.

ahora los dejo con el articulo…

WEB-FENTA-800x500 (1)

“En 2014 se produjeron más de 47.000 muertes por sobredosis”, de las cuales 28.000 fueron causadas por el consumo de opioides, incluidos la heroína y analgésicos de venta con receta como la oxicodona”, indica la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) en su Informe 2016.

Marcelo Córdova
Este analgésico sintético es 100 veces más poderoso que la morfina y 50 veces más potente que la heroína. Tras la legalización de la marihuana en algunas zonas de Estados Unidos, los narcos mexicanos se volcaron a su fabricación clandestina y han causado un aumento explosivo de sobredosis, como la que mató al cantante Prince.

Fentanilo: la droga más asesina

A las 12.30 de la tarde del sábado antepasado, la policía de Methuen, en Massachusetts, Estados Unidos, recibió un llamado de auxilio. Una niña de 10 meses no podía respirar y necesitaba atención médica urgente. Los paramédicos la llevaron al Hospital General Lawrence, pero el corazón de la menor se detuvo dos veces y apenas lograron resucitarla. Finalmente, la estabilizaron y un test posterior reveló la causa de la emergencia: en su organismo encontraron rastros de fentanilo, una droga considerada hoy como la más letal y potente del mundo y que está causando estragos principalmente en Estados Unidos y Canadá.

Las autoridades de Methuen sospechan que la niña tuvo acceso al fentanilo a través de su madre, quien supuesta-mente estaba en rehabilitación por una adicción previa. Pero lo que sí está claro es que este es el ejemplo más reciente de los efectos que está desatando este poderoso analgésico en América del Norte. En los últimos meses los casos como el de Massachusetts han aumentado e incluyen el ocurrido el 23 de diciembre, cuando la policía de Brant, en Canadá, encontró una guagua que pasó horas en un auto junto a dos adultos que quedaron inconscientes debido a una sobredosis de fentanilo.

fentanilo-proveniente-asia-sigue-cruzando-fronteras-norteamerica-body-image-1474991993

En junio de 2016, la comunidad de Baltimore, en Estados Unidos, quedó en shock luego de que la policía encontrara en un callejón el cadáver de una joven de 16 años llamada Crystal Sharee Moulden, quien falleció por una sobredosis de heroína mezclada con esta misma droga. Tres meses antes la ciudad de Sacramento, en Estados Unidos, vivió su propia historia de horror cuando Jerome Butler, de 28 años y padre de tres niños, murió tras ingerir un poderoso analgésico que adquirió en el mercado negro y al que se le había agregado fentanilo. En abril la alarma pública fue aún mayor tras la muerte del cantante Prince, cuya autopsia reveló que murió al ingerir pastillas falsificadas de un medicamento similar al analgésico Vicodin, pero que en realidad contenían fentanilo.

AO-AB084_wsjamd_NS_20160623190545

Las cifras preocupan a las autoridades de Estados Unidos. En enero de 2016, las muertes por esta droga incluso superaron a los homicidios en Nueva Orleans y en Connecticut los fallecimientos por esta causa crecieron 151 por ciento entre 2014 y 2015. Durante 2016 hubo más de 500 muertes por sobredosis en Nueva York. “Nunca habíamos visto una droga tan potente en el mercado negro; es la asesina en serie de las drogas. No es algo que puedas usar por mucho tiempo y sobrevivir”, dijo a The New York Times el consejero en adicciones Jeffrey Sheridan, cuyo sobrino de 34 años murió en Staten Island debido al fentanilo.

Las muertes por sobredosis de opioides sintéticos como el fentanilo aumentaron 72 por ciento entre 2014 y 2015. Cerca de 9.500 personas fallecieron por consumo de este tipo de sustancias en 2015”, explica a Tendencias Courtney Lenard, vocera de los Centros para el Control de Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC). Tal como señala Lenard, el fentanilo es un opioide sintético y fue desarrollado en 1959 por el laboratorio Janssen, hoy parte de Johnson & Johnson. “Su versión farmacéutica está aprobada como tratamiento para el dolor severo, como el que se da en casos avanzados de cáncer. Es 50 a 100 veces más potente que la morfina y se administra vía parches transdérmicos o pastillas que pueden ser mal utilizadas”, explica la vocera. Sin embargo, agrega, los casos más recientes de sobredosis y muertes están ligados a fentanilo elaborado de manera ilegal, el que a menudo se mezcla con heroína o cocaína, con o sin conocimiento del adicto, para aumentar los efectos eufóricos de esas sustancias”.

La droga no sólo es mucho más potente que la morfina, sino que también es entre 30 y 50 veces más poderosa que la heroína. En su versión más pura en polvo, el equivalente a un grano de sal basta para generar las sensaciones de euforia y relajo que provoca la heroína, y sólo dos “granos” pueden ser suficientes para detener la respiración de un adulto y matarlo en cinco o 10 minutos. “Llega al cerebro muy fácilmente y se une a los mismos receptores de la morfina, pero de manera mucho más fuerte. Por eso es tan efectiva en dosis tan pequeñas”, explica a Tendencias David Juurlink, director de farmacología clínica y toxicología del Centro de Ciencias de la Salud Sunnybrook en Toronto, Canadá.

De hecho, los policías que requisan los cargamentos ilegales, elaborados principalmente por los carteles mexicanos, usan guantes para manipularlos y así evitar un contacto con la piel que también puede ser fatal. “En septiembre, una granada cegadora lanzada en un almacén clandestino en Connecticut hizo que el fentanilo en polvo saltara por todas partes y los oficiales de SWAT respiraron la mezcla. Once agentes tuvieron que ser llevados al hospital con náuseas”, cuenta a Tendencias el agente Russell Baer, vocero de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA). La situación en Canadá es similar, según dice Elaine Hyshka, profesora de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Alberta y experta en abuso de drogas: “Incluso muchos policías y paramédicos hoy portan naloxone, un antídoto contra la sobredosis de opioides”, relata a Tendencias.

Resultado de imagen para chapo en eeuu
El “Chapo” Guzmán, tras ser detenido en 2014.

La sombra del “Chapo”

Por las calles estadounidenses y canadienses hoy circulan numerosas variantes del fentanilo. Existen pastillas, un spray, inyecciones, parches transdérmicos y mezclas con heroína. Para los narcos mexicanos que procesan esta sustancia sin ningún control, las ventajas parten por los menores costos de su fabricación, ya que no requiere cultivar y fumigar enormes campos de amapola -la planta de cuya resina se deriva la heroína- y también se evitan combates sanguinarios con bandas rivales para controlar esos terrenos.

Resultado de imagen para fentanilo parches“Los laboratorios clandestinos se pueden instalar en áreas discretas y a puertas cerradas, mientras que los campos están expuestos al escrutinio policial”, comenta Russell Baer. También existe un alto índice de ganancias que podría convertir al fentanilo en el nuevo crack, la droga que generó la fortuna de los carteles mexicanos en los 80 y 90. Un kilo de fentanilo procesado puede generar hasta 1,3 millones de dólares, comparados con los 271 mil dólares que entrega uno de heroína.

Además, cada vez más el fentanilo es usado para elaborar píldoras falsas del opioide oxicodona, lo que revela cómo esta adicción se liga con el abuso en la prescripción y uso de estos medicamentos en Estados Unidos: hoy existen cerca de 2,1 millones de norteamericanos con algún grado de adicción a los opioides. “Estas tabletas de fentanilo imitan narcóticos auténticos y han llevado a múltiples sobredosis y muertes. Los traficantes compran un kilo de polvo de fentanilo de algún proveedor en China por unos cuantos miles de dólares y lo transforman en millones. A partir de un kilo de droga pura se pueden elaborar 500 mil pastillas falsas”, dice Baer. Hoy la DEA estima que el tráfico de fentanilo desde México hacia Estados Unidos ha crecido 65 por ciento desde 2014, una alerta que ha traspasado las fronteras de América del Norte y que llevó a que la semana pasada Carabineros realizara un decomiso de fentanilo líquido en Chile.fentanilo-proveniente-asia-sigue-cruzando-fronteras-norteamerica-body-image-1474991694

Según la policía estadounidense, uno de los principales instigadores de este tráfico es el cartel de Sinaloa, dirigido hasta hace poco por el famoso “Chapo” Guzmán. En agosto de 2016, Don Winslow, autor de libros como El cartel, planteó en un artículo que escribió en la revista Esquire que tras la legalización de la marihuana en varios estados norteamericanos en los últimos dos años, los narcos perdieron un mercado importante y se volcaron al fentanilo para recuperar las ganancias que había perdido. “En un año, el cartel vio como sus ventas caían 40 por ciento”, escribe Winslow, quien agrega que el “Chapo” y sus socios son “hombres de negocios y no iban a perder dinero sin hacer algo”.

Tenían que obtener ganancias de alguna parte y las encontraron en los adictos a los opioides: en las calles una sola cápsula se vende en treinta dólares y un adicto puede necesitar hasta 10 dosis al día. También comenzaron a mezclarla con la heroína para enganchar a los consumidores de esa droga como Andrew Giordano, un habitante de Brooklyn de 26 años que en 2015 sufrió una sobredosis de heroína y fentanilo y hoy está en rehabilitación. En una entrevista con The New York Times, declaró que el fentanilo es tan poderoso que ya no podría volver a drogarse sólo con heroína porque no sentiría nada: Sin el fentanilo, inyectarse heroína es como usar agua”.

Víctimas y combatientes

Petra Schulz, profesora de la Universidad MacEwan en Edmonton, Canadá, conoce de cerca los efectos de la droga. El 30 de abril de 2014 llamó varias veces al teléfono de su hijo Danny, pero no obtuvo respuesta. El joven de 25 años ya había tenido problemas con drogas así que Petra fue a su departamento, pero lo encontró muerto por una sobredosis de fentanilo.

Desde entonces, Schulz habla sobre esta adicción en su blog (www.petraschulz.com) y en charlas con estudiantes. “Antes de que Danny muriera ni él ni yo habíamos oído sobre el fentanilo. Mi esposo es profesor de farmacología y sólo lo conocía como un potente analgésico para cuidados postoperatorios y ciertos casos de cáncer”, cuenta desde Canadá. La profesora agrega que cuando su hijo falleció nadie sabía que el fentanilo estaba siendo mezclado con otras drogas callejeras: “Las alarmas vinieron meses después, cuando en nuestra región ya habían muerto más de 100 personas. Danny pensó que había comprado pastillas clandestinas del opioide oxicontina”.

Schultz explica que lidiar con este abuso de sustancias no es fácil porque la sociedad “culpa al adicto y a menudo la respuesta que obtenemos es que esa persona ‘toma malas decisiones’. Pero la adicción es una condición de salud que se inicia porque la persona intenta lidiar con algún trauma o problema de salud mental que no ha sido tratado”. La académica afirma que en el caso de Danny él sufría de una severa ansiedad social y añade que la clave está en reducir el daño que ejercen este tipo de drogas.

Russell Baer afirma que hoy comprar fentanilo en laboratorios clandestinos en China es mucho más barato para los carteles mexicanos que comprar heroína en Colombia, por lo que la DEA ya está en contacto la Oficina de Control de Narcóticos de la nación asiática. “Los narcotraficantes mexicanos siguen representando la mayor amenaza para Estados Unidos y todavía controlan la mayor parte de la distribución de heroína y fentanilo. Por eso nos reunimos con organizaciones como la Oficina de Control de Narcóticos de China para discutir maneras de intercambiar información sobre el tráfico y la composición molecular de las sustancias que están circulando. Hasta ahora los esfuerzos de China han sido bastante prometedores”, indica.

Uno de los frascos con fentanilo incautados en el sur.
Uno de los frascos con fentanilo incautados en el sur.

Anuncios