*Después del Brexit, el avance del nacionalismo de derecha que le espera al viejo continente??

21.02.2017
Unión Europea
Leonid Savin


Después del Brexit y del significativo crecimiento de la influencia euroescéptica y populista en Europa, el futuro de la Unión Europea parece no ser cuestionado. Sin embargo, el futuro está siempre abierto, y por lo tanto hay más de un escenario posible.

El Consejo Nacional de Inteligencia de los Estados Unidos propone tres opciones para el desarrollo de esta situación: dos negativas y una positiva.

Un escenario de colapso tiene una baja probabilidad de ocurrir, pero implicaría riesgos internacionales muy altos. En este escenario, las empresas nacionales y los hogares responden a indicios de un inminente cambio del régimen monetario acelerando rápidamente la retirada de los depósitos en euros de las instituciones financieras nacionales. Tras el contagio a otros Estados miembros y el daño económico a los países centrales, el euro sería la primera víctima. La UE como institución sería una probable víctima colateral porque el mercado único y la libertad de circulación en toda Europa se verían amenazados por el restablecimiento del capital y los controles fronterizos. Bajo tal escenario, una severa dislocación económica y una fractura política conducirían a un colapso de la sociedad civil. Si el colapso fuera repentino e inesperado, muy probablemente provocaría una recesión global u otra Gran Depresión.

En un escenario de declinación lenta, Europa logra escapar de los peores aspectos de la crisis actual, pero no realiza las reformas estructurales necesarias. A medida que los Estados miembros soportan años de bajo crecimiento económico, se mantienen unidos para evitar grandes trastornos políticos y económicos. Las instituciones de la UE siguen adelante, pero el descontento público sigue siendo elevado. El euro sobrevive, pero no se convierte en un rival para el dólar o el yuan. Dados los años de bajo crecimiento económico, la presencia internacional de Europa disminuye; los países renacionalizan su política exterior.

Nuestro tercer escenario, el Renacimiento, se basa en el patrón familiar de crisis y renovación, que Europa ha experimentado muchas veces en el pasado. Después de mirar el abismo, la mayoría de los líderes europeos están de acuerdo en un “salto federalista”. Los públicos apoyan tal paso, dados los riesgos inminentes de mantener el statu quo. Una Europa más federal podría empezar con sólo un grupo central de países de la zona euro con algunos escogiendo por optar o adoptar una política de esperar y ver. Con el tiempo, a pesar de la existencia de una Europa multivelocidad, el mercado único seguiría estando completado y una política exterior y de seguridad más unida, acordada con elementos mejorados de la democracia europea. Europea aumentaría en influencia, reforzando el papel de Europa y el de las instituciones multilaterales en la escena mundial.

Ilaria Maselli, economista principal para Europa de The Conference Board (asociación independiente de investigación empresarial), propuso cuatro posibles escenarios para la Unión Europea.

El estancamiento continuo. La combinación de una reforma inadecuada y un débil crecimiento global prolonga el clima actual. Este escenario principalmente trae fortuna a las empresas que se centran en la demanda interna, y la mayor parte del mediocre crecimiento proviene del gasto de los consumidores por parte de los europeos. Las inversiones del sector privado vacilan frente a la alta incertidumbre política, mientras que la inversión pública se estanca por temor a abandonar decididamente el marco de austeridad.

Un reinicio. Una combinación de reforma y mayor crecimiento global resulta en un restablecimiento. Bajo el paraguas de la UE, los gobiernos renuevan su compromiso con la inversión futura y la eliminación de las barreras comerciales. También renuevan su atención a la desigualdad de ingresos y riqueza, dentro y entre países. Las condiciones favorables del crecimiento global ayudan a financiar el esfuerzo, junto con la decisión de poner fin al marco de austeridad y aumentar el gasto del gobierno a través de un único presupuesto más amplio. Debido a que muchas fuentes y factores diferentes contribuyen al crecimiento, las empresas de todos los sectores se benefician en este entorno. La vida es buena, aunque no en todas partes. Este escenario también requiere un subconjunto de los 27 moviéndose hacia una unión política.

La cuerda floja. Una combinación de reforma institucional a nivel europeo y debilidad del crecimiento mundial genera una gran incertidumbre. La decisión de reformar viene en respuesta a las presiones en todo el continente, incluyendo el Brexit. Como resultado, los países miembros y la UE caminan a través de una cuerda floja entre gestionar las expectativas y crear un crecimiento suficiente. Las reformas tardan en producir los resultados esperados y, mientras tanto, el crecimiento de la productividad podría desacelerarse. Debido a la debilidad de la demanda externa, el gasto público desempeña un papel importante en el fortalecimiento de la economía. Como tal, este escenario favorece más a las empresas que prestan servicios gubernamentales.

Palabrería (promesas verbales pero sin acción). Públicamente, los países prestan atención de boquilla a la integración europea, pero en realidad encuentran sus fuentes de crecimiento fuera del bloque. En este entorno, las empresas exitosas se componen principalmente de exportadores ubicados en Europa continental – sus empleados, proveedores y accionistas por igual. En combinación con una reforma inadecuada, la existencia del mercado único beneficia a algunos países, mientras que los ingresos se estancan en otros; esto sólo fractura más a Europa.

Si la situación es considerada objetivamente, ambos escenarios positivos, un renacimiento (versión estadounidense) y un reinicio (versión UE), parecen difícilmente realizables. Las instituciones políticas de la UE se ven obstaculizadas por la controversia. La burocracia no puede hacer frente a los desafíos actuales, y el impacto de las fuerzas externas (por ejemplo, la situación en Rumanía) podría todavía desempeñar un papel crítico. El marcado enfriamiento de las relaciones entre Estados Unidos y Alemania, incluso a nivel retórico, así como el colapso de la Asociación Transpacífica exacerban la situación actual.

¿Cuáles son las expectativas rusas y el pronóstico probable del futuro de Europa? Irónicamente, Rusia está interesada en una Europa unida y estable. Pero hay una condición. Debe ser un jugador independiente, aunque colectivo. Hasta ahora, Bruselas ha sido una de las piezas de Washington en el tablero de ajedrez de Eurasia. Las sanciones contra Rusia, el Proyecto de Asociación Oriental, la operación Atlantic Resolve de la OTAN, todas estas combinaciones no son auténticas decisiones europeas. Incluso teniendo en cuenta la posible mejora de las relaciones ruso-estadounidenses, es necesaria una especie de revisión de la integración euroatlántica para una relación de confianza entre Moscú y Bruselas. Idealmente, esta necesita ser reemplazada por una integración eurasiática.

Pero Rusia debe estar preparada para un posible escenario de colapso de la UE. Luego deben intensificarse las relaciones bilaterales con los países clave de la región, aunque esto no significa que tales preferencias deban hacerse a expensas de otras partes. Antes de la imposición de sanciones, el grueso de las relaciones de exportación e importación entre Rusia y la UE recaía en Alemania, Países Bajos e Italia. Las nuevas condiciones de tiempo (según Fernando Braudel) pueden cambiar el equilibrio de poder y las preferencias.

Además, las bases demográficas de la UE han cambiado. Es poco probable que los problemas de los refugiados y los inmigrantes se resuelvan en un futuro próximo. Mientras haya dentro de la UE algunas islas liberales, los africanos y los asiáticos seguirán penetrando en la península europea y creando allí sus guetos y enclaves étnicos. Esto, a su vez, afectará las políticas sociales y económicas en distintos países. Como ha demostrado la experiencia, la asimilación basada en el multiculturalismo no es viable. Sin embargo, el liderazgo de la UE no está dispuesto a tomar medidas radicales debido a la naturaleza de la cultura política de la UE. ¿Será esta una razón para que las contra-élites lleguen al poder en la UE? Ésta es la tendencia al menos. Este escenario es muy posible a través de un procedimiento democrático.

Anuncios