*Cada dia se va volviendo realidad que se preveía la mudanza de los globalistas al gigante asiático (CHINA)…

*La idiosincrasia China que no a sido Imperialista Territorialmente, esta siendo atrofiada por el germen del capitalismo, mientras se vallan posicionando las placas tectonicas, intereses fiancieros, sociedades secretas y discretas, la turbulencia sigue, que nos queda??? pensar en nuestros intereses nacionales para poder participar en el concierto del mundo si no solo seremos espectadores pagando un ticket, queramos o no…

31.01.2017
China
Kerry Bolton
La China moderna, creación de Wall Street.

Finalmente, China ha hecho una declaración inequívoca de apoyo a la globalización. El presidente Xi Jinping hizo muy apropiadamente una declaración globalista en el Foro Económico Mundial de Davos, celebrado del 17 al 20 de enero. Se había informado de que esta reunión de Davos se centraría en el aumento de la reacción anti-globalista, personificada en la elección de Trump. También se ocupó de la preocupación por el surgimiento del “populismo”, la manifestación política conservadora del anti-globalismo que no es tan fácil de cooptar como la variedad de “izquierdas”, como lo indica – de nuevo – la histriónica oposición de la izquierda a Trump.

Esta reunión de Davos propició un momento de despedida entre los plutócratas estadounidenses y sus líderes, con los EE.UU. representados por el vicepresidente Biden y el secretario de Estado, John Kerry, en sus actos finales en esos puestos.

El Presidente Xi promocionó la “globalización inclusiva”, mientras que condenó el “populismo” como promotor de “guerra y pobreza”. Jiang Jianguo, jefe de la Oficina de Información del Consejo de Estado, dijo en un simposio organizado por la Organización Mundial del Comercio en Ginebra, que el presidente Xi iría a Davos para impulsar el desarrollo, la cooperación y la globalización económica a fin de construir “una comunidad humana con un destino compartido”. (‘China; Xi to promote globalization at Davos, not war and poverty’, Reuters, 11 January 2017; http://www.cnbc.com/2017/01/11/chinas-xi-to-promote-globalization-at-davos-not-war-and-poverty.html). Jiang explicó:

“Con el auge del populismo, el proteccionismo y el nativismo, el mundo ha llegado a un cruce histórico donde un camino conduce a la guerra, la pobreza, la confrontación y la dominación, mientras que el otro camino conduce a la paz, el desarrollo, la cooperación y las soluciones mutuamente beneficiosas”. (Ibídem).

El viceministro de Relaciones Exteriores, Li Baodong, en un informe sobre Davos, dijo que “China responderá a la preocupación de la comunidad internacional por la globalización, presentando las opiniones de Pekín sobre cómo impulsar la globalización económica hacia una mayor inclusión”. Li dijo que las críticas al proteccionismo comercial dirigidas contra China, por parte de Trump y otros, eran injustas. “El proteccionismo comercial conducirá al aislamiento y no le interesa a nadie”, dijo. (Ibídem).

Aquí tenemos la retórica primaria que los globalistas han estado usando durante mucho tiempo. Las demandas y expectativas de una “comunidad internacional” son un eufemismo para la “comunidad internacional” de los oligarcas y la “opinión pública” generada por sus medios de comunicación. Hacerlo en nombre de la paz, el desarrollo y la cooperación es indicativo de que China adopta las palabras que han sido utilizadas por los políticos occidentales desde que los Catorce Puntos de Woodrow Wilson promovieron el “libre comercio” como un objetivo de guerra en nombre de un “nuevo orden mundial”, como se llama ahora. Las aventuras imperiales desde Alejandro Magno han sido justificadas en nombre de la paz y la cooperación, y en la era de hoy con frecuencia en referencia a los “derechos humanos”. La Segunda Guerra Mundial fue combatida por los Estados Unidos en el interés – nuevamente – del libre comercio mundial (globalización), como se declara abiertamente en la Carta del Atlántico de Roosevelt. La devastación de Serbia con el fin de obtener la riqueza mineral de Kosovo a través de la globalización se llevó a cabo en nombre de la “paz y la cooperación”. Actualmente existe un departamento kosovar de privatización. Y así podríamos continuar a través de la historia hasta nuestros días, con las aventuras imperiales, las guerras y las revoluciones que se han emprendido en nombre de la “paz”. China salta a bordo del tren globalista y su verdadero rostro queda expuesto ahora que hay un presidente de Estados Unidos que ha hecho algunos comentarios indicando que el comercio globalista de Estados Unidos y las políticas exteriores podrían ser revertidas. Ahora que las líneas de interés se están definiendo con más franqueza,

China se ve obligada a mostrar su mano como un partidario principal de la globalización. De hecho, si Trump hace revertir el globalismo, a pesar de la prominencia de las luminarias de Goldman Sachs como sus asesores económicos, China surgirá como el principal patrocinador estatal de la globalización, con Soros, Goldman Sachs y Rockefeller agarrándose a sus faldas.

China está como siempre dominada por el interés propio en nombre de consignas teóricas. Mientras se practica una economía de mando, exige que otros estados permanezcan abiertos a su dumping. En Nueva Zelanda, recientemente se ha importado acero chino de baja calidad. Actualmente existe una investigación sobre el dumping del acero, pero cuando se plantean preguntas con respecto al comercio con China siempre existe la preocupación por que ella tome represalias. Esta es la «asociación» y la «cooperación» según la definición de China; el otro “socio” debe permanecer siempre subordinado. Esta exigencia de sumisión es parte de la mentalidad de China durante milenios, cuando el emperador fue mantenido como el gobernante mundial por mandato divino. Esta mentalidad imperial ha sustituido al emperador por el Estado. El dumping del acero es un ejemplo práctico de lo que China entiende por “globalización”. (‘MBIE launches investigation into Chinese steel dumping’, Stuff Business Day, 23 December 20156; http://www.stuff.co.nz/business/87920079/MBIE-launches-investigation-into-Chinese-steel-dumping).

El omnipotente Henry Kissinger

El viceministro de Relaciones Exteriores Li añadió en el foro que “los canales de comunicación están abiertos” entre China y el equipo de transición de Trump”, pero advirtió que programar una reunión podría ser difícil”. Una vez más, la actitud es de dominio y desprecio por el extranjero detrás de las sonrisas, los apretones de manos y los trajes de negocios al estilo occidental. Sin embargo, independientemente de la política de Trump, la oligarquía estadounidense siempre tiene asegurado el contacto influyente con China a través del perenne Henry Kissinger. El ex Secretario de Estado, que ha estado cerca de los intereses oligárquicos y especialmente de los de los Rockefeller durante la mayor parte de su larga vida, no ha perdido tiempo en asegurar que, independientemente de Trump, las relaciones de China con los globalistas se mantendrán. ¿Por qué necesitaría China mantener relaciones diplomáticas formales con un gobierno Trump cuando habrá negocios como siempre a través de las excursiones de Kissinger entre los niveles más altos de los negocios de Estados Unidos y China?

Kissinger, cuya llamada “diplomacia del ping-pong” introdujo a China en el sistema mundial de comercio en la década de 1970, cumplía un objetivo principal de los globalistas y, en particular, de los intereses de Rockefeller centrados en torno a la Comisión Trilateral y el Consejo de Relaciones Exteriores. Bloomberg News informa que Kissinger estuvo en Pekín poco después de la elección de Trump, después de haber tenido conversaciones secretas con Trump el 18 de noviembre. Kissinger dijo a la CNN que ‘la gente no debería crucificar’ a Trump ‘a las posiciones que había tomado en la campaña, en las que no insiste’. (‘‘China, Grappling With Trump, Turns to “Old Friend” Kissinger’, Bloomberg News, 2 December 2016, https://www.bloomberg.com/news/articles/2016-12-02/china-grappling-with-trump-turns-to-old-friend-kissinger).

Si salvar puestos de trabajo de la globalización, que Trump claramente identificó con China, no es una línea esencial para el presidente, entonces nada lo es. Es preocupante si Trump indicó a Kissinger que los comentarios sobre China y la globalización eran sólo retórica electoral. Ciertamente los nombramientos de Goldman Sachs para el gobierno no promueven confianza.

Kissinger se reunió con el presidente Xi, agradeciéndole que explicara «la naturaleza de su pensamiento y los propósitos de su política a largo plazo», mientras que Xi respondió que era ‘todo oídos a lo que usted tiene que decir acerca de la situación mundial actual y el crecimiento futuro de las relaciones entre China y Estados Unidos’.

Gao Zhikai, intérprete del difunto líder chino Deng, que se encontraba con Kissinger con frecuencia, dijo que Kissinger estaba en “una posición única” para actuar como “mensajero” entre Estados Unidos y China. “Nadie podría reemplazarlo”, dijo Gao. “Ningún otro estadounidense podría obtener el mismo respeto de los líderes chinos o tener intercambios honestos con los líderes chinos”. (Ibídem).

El informe de Bloomberg afirma que Kissinger visitó China 80 veces desde su viaje secreto en 1971 (según la agencia oficial de noticias Xinhua), para restablecer las relaciones diplomáticas, y se ha reunido con todos los líderes chinos desde Mao. ‘Los medios de comunicación estatales lo alaban en cada visita, describiéndolo como un “viejo amigo del pueblo chino”‘. (Ibídem).

Kissinger estuvo entre los expertos de los Estados Unidos, entre ellos el ex secretario del Tesoro, Hank Paulson y Elaine Chao, candidato de Trump para el secretariado de transporte, con los que Xi se reunió en febrero de 2012 antes de tomar el poder. El grupo aconsejó a Xi que la comunicación frecuente con su contraparte estadounidense era más importante que repetir visitas formales, según una persona familiarizada con la reunión que pidió no ser identificada porque las conversaciones eran privadas”. (Ibídem.)

Esto indica cómo funciona la diplomacia mundial: por encima y más allá del nivel oficial del gobierno, entre oligarcas y sus embajadores, tales como Kissinger. Podríamos agregar que el globalista republicano Paulson, apoyando a Hillary Clinton, condenó el “populismo” de Trump, pero recientemente elogió la elección de Steven Mnuchin como secretario del tesoro por parte de Trump, llegando desde su posición como CEO de Goldman Sachs. (‘‘Former Hillary backer Henry Paulson hails Trump’s choice for treasury’, Newsmax, 30 November 2016; http://www.newsmax.com/John-Gizzi/john-gizzi-paulson-supports-steven-mnuchin/2016/11/30/id/761489/).

Brzezinski

El veterano rusófobo Zbigniew Brzezinski, consejero de seguridad nacional de Jimmy Carter y, como Kissinger, durante gran parte de su vida cercano a los intereses de Rockefeller, es también una figura fundamental en el establecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y China. Brzezinski sirvió como director fundador de la Comisión Trilateral, establecida por David Rockefeller con el propósito de promover las relaciones entre China y los oligarcas globalistas. En una reciente entrevista con Huffington Post, Brzezinski reiteró la agenda globalista, incluyendo la alarma por la expansión del populismo y la victoria de Trump. Como Kissinger, Brzezinski sigue siendo un destacado actor en la diplomacia internacional. Sus puntos de vista indican que los oligarcas occidentales y China están de acuerdo. Brzezinski sigue siendo anti-ruso como pro-chino, expresando la línea que se ha lanzado en los medios de comunicación de que Rusia interfiere en la política interna, aunque el National Endowment for Democracy haya sido patrocinado por el gobierno de los EE.UU. precisamente para ese propósito. Habiendo sido el negociador de la política de Estados Unidos de “One China”, a Brezinski se le preguntó por su reacción ante la audacia de Trump de aceptar una llamada telefónica de felicitación de la presidente de Taiwan, indignando a China. Como durante la Guerra Fría, los estrategas estadounidenses siguen viendo a China como un elemento importante para contener a Rusia:

“El peligro que veo es que está provocando antagonismo en esta relación principal de la política exterior estadounidense sin ningún logro estratégico significativo. No es nuestro interés antagonizar con Pekín. Es mucho mejor para los intereses americanos que los chinos trabajen estrechamente con nosotros, forzando así a los rusos a seguir su ejemplo si no quieren quedar afuera, en el frío. Esa constelación da a los EE.UU. la capacidad única de llegar a todo el mundo con una influencia política colectiva. … Un mundo en el que Estados Unidos y China están cooperando es un mundo en el que la influencia estadounidense se maximiza. Si reducimos esto a través de estúpidas irritaciones, ¿qué conseguiremos? (Nathan Gardels, ‘Brzezinski: America’s Global Influence Depends On Cooperation With China’, The World Post, Huffpost, 23 December 2016; http://www.huffingtonpost.com/entry/zbigniew-brzezinski-america-influence-china_us_585d8545e4b0d9a594584a37)

Brzezinski ve en el acuerdo chino-estadounidense una “maximización” del poder de Estados Unidos. Se le preguntó si las indicaciones pro-rusas de Trump serían útiles para contener a China como rival de Estados Unidos. La respuesta de Brzezinski es un inequívoco “no”. Él ve a los verdaderos actores de poder en Estados Unidos y China como tándem, como parte del ‘grupo dominante’, y a Rusia siendo mantenida como subordinada.

“Rusia no es rival de América en términos de lo que tiene que ofrecer en el trato con China. Los chinos saben muy bien que, aunque nos debilitemos, agotemos y confundamos, Estados Unidos es básicamente el número uno en el mundo, y ellos, los chinos, también son casi un número uno. Por lo tanto, China tiene que elegir. Si opta por estar en contra de Estados Unidos, acabará perdiendo. Está más en su interés pertenecer al grupo dominante. Lo contrario también es cierto para Estados Unidos si empuja a China lejos”. (Ibídem).

Brzezinski utiliza la misma lógica para justificar la hegemonía globalista mundial que la que ahora es promovida por el presidente Xi en Davos; que sólo la supremacía chino-estadounidense puede asegurar la estabilidad global. Rusia no tiene importancia. Puede ser mantenida abajo por las dos súper potencias hegemónicas. China está leyendo el guión globalista escrito por Kissinger y Brzezinski. Brzezinski continúa:

“Para subrayar la realidad estratégica que ya he esbozado, los EE.UU. y China son las potencias dominantes del mundo. En la medida en que hemos trabajado juntos durante los años transcurridos desde la normalización de las relaciones, no ha sido para el mal propósito de la guerra o de la conquista, sino para el bien de mejorar la seguridad y la estabilidad necesarias para que cada uno persiga sus propios intereses. En el mundo de hoy, China no puede conducir sola. Tampoco puede Estados Unidos. Para ponerlo en términos más agudos, aun si parecen paradójicos, si Estados Unidos intenta ir solo en el mundo sin China, no será capaz de afirmarse. Si tenemos esto en mente, podemos comenzar gradualmente a dar forma a un mundo que sea más estable que el mundo de hoy, que es muy inestable y muy impredecible. Los intereses a largo plazo de Estados Unidos radican fundamentalmente en profundizar nuestros lazos con China, no en desarraigarlos por ganancias percibidas a corto plazo”. (Ibídem).

Cómo crearon los globalistas la China moderna

La “revolución popular” en China fue tan falsa como las “revueltas espontáneas” patrocinadas por Soros/la NED en Europa del Este y África del Norte. Aunque este no es el lugar para examinar cómo los Estados Unidos barrieron a Chiang Kai-shek y cómo Taiwán bajo Chiang persiguió un auténtico sistema económico autárquico durante décadas, examinaremos brevemente la forma en que los oligarcas aseguraron a China como parte del sistema económico globalista. En una historia oficial del Consejo de Relaciones Exteriores, el CFR Peter Grose explica:

El Consejo se centró seriamente en el problema de la China comunista a principios de los años sesenta. Varias publicaciones del Consejo habían comenzado a desarrollar la idea de una política de “dos Chinas” – el reconocimiento tanto del gobierno nacionalista de Taiwán como del gobierno comunista en el continente. Esta, sugirieron los autores del Consejo, podría ser la dirección política menos mala. El profesor A. Doak Barnett publicó un libro para el Consejo en 1960, Communist China and Asia. Un gran estudio del Consejo sobre las relaciones entre los Estados Unidos y China comenzó en 1964, el año en que China explotó su primera bomba nuclear; el grupo se reunió sistemáticamente durante los siguientes cuatro años. “Contentarse con el actual estancamiento en las relaciones con los chinos no es diplomacia”, declaró Robert Blum, de la asia Society, el primer director del proyecto. “La impaciencia americana y las fuertes corrientes de emoción política a menudo hacen imposible planificar con anticipación para administrar nuestra política de una manera perseverante pero flexible.” (Peter Grose, Continuing The Inquiry: The Council on Foreign Relations from 1921 to 1996, New York, Council on Foreign Relations, 2006; ‘ ‘X’ Leads the Way’; http://www.cfr.org/about/history/cfr/index.html).

Robert Blum, el analista de China del CFR, se refiere al susodicho como una luminaria de la Asia Society. La Asia Society fue fundada en 1956 por John D Rockefeller III, y sigue siendo un actor importante en el cultivo de las relaciones económicas y diplomáticas con China en beneficio de los grandes capitales.

Taiwán presentó un problema para los globalistas en la medida en que los Estados Unidos habían garantizado la seguridad de la República.

El CFR por lo tanto formuló una solución dialéctica, apoyando aparentemente una política de “dos Chinas” que en la práctica significaría que Taiwan podría ser abandonado sin que fuera demasiado obvio. Eso es lo que sucedió, ya que los Estados Unidos utilizaron la “política de dos Chinas” formulada años atrás en el CFR para asegurar la entrada de la China Roja en las Naciones Unidas, y dejar al margen a Taiwan. El enfoque del CFR era el de una promoción gradual del régimen de Mao, desacreditando las llamadas ‘fuertes corrientes de emoción’ que estaban frenando la relación globalista con China. Sin embargo, Grose es explícito con respecto a la actitud del CFR hacia China:

“Este parecía justo el tipo de estancamiento político que el Consejo de Relaciones Exteriores, libre de restricciones electorales y partidistas, estaba destinado a reparar. A medio camino del proyecto, el Consejo publicó un análisis de opinión pública llamado The American People and China, de A.T. Steele, quien llegó a la inesperada conclusión de que los estadounidenses estaban más dispuestos que muchos de sus cargos electos a forjar nuevas relaciones con China. Este estudio argumentaba que era sólo una dieta habitual de declaraciones públicas hostiles lo que había hecho que los estadounidenses “estuvieran dispuestos a creer lo peor de la China comunista y que ellos [los chinos] eran peores que nosotros” (Ibid).

El CFR vuelve a moldear la llamada “opinión pública”, la “comunidad internacional”. El informe del CFR indica que creían que el público sería susceptible a una política pro-China y al abandono de Taiwán. Grose continúa:

En 1969, el Consejo resumió el proyecto bajo el título “The United States and China in World Affairs”, la publicación llegó cuando Richard Nixon, antiguo enemigo del comunismo chino, se convirtió en presidente de los Estados Unidos. (Algunos meses antes, el propio Nixon había elegido a Foreign Affairs como su foro para explorar una nueva mirada a Asia en general y a China en particular). Basculando la congelación prevaleciente desde hacía mucho tiempo, el proyecto del Consejo definió una política de dos Chinas con un análisis cuidadoso. Abogó por la aquiescencia de la adhesión de China continental a las Naciones Unidas, y argumentó que Estados Unidos debía “abandonar sus esfuerzos por mantener la ficción de que el régimen nacionalista es el gobierno de China” (Ibid.).

Grose concluye citando a Kissinger y Cyrus Vance en su papel central de abrirse a la China roja, inaugurando el proceso que hizo de China una potencia mundial:

“Kissinger, actuando como asesor de seguridad nacional de Nixon, se embarcó a Pekín en misión secreta en 1971, para establecer contacto oficial y exploratorio con el régimen comunista. Nixon mismo siguió en 1972. El proceso delicado de normalizar relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y China fue terminado en 1978 por el sucesor de Kissinger como secretario de estado, Cyrus R. Vance, un oficial principal del Consejo antes y después de su servicio en el gobierno. (Ibídem).

Ahora, los pollos globalistas están volviendo a casa para descansar. El Sr. Xi va a Davos con su guión globalista, pero ha sido aclarada una demarcación mediante las referencias de Trump a China y la globalización. El Sr. Xi afirma generosamente que China está dispuesta a tomar su lugar a la cabeza del proceso de globalización. Esta es la situación que ha sido buscada desde hace tiempo por Rockefeller, Soros, Goldman Sachs, y los círculos trilateralistas en América, Asia y Europa.

China ha adoptado el modelo de desarrollo económico liberal occidental. No hay contradicción entre el liberalismo y el autoritarismo político. Lo hemos visto desde 1789 en la Francia jacobina, y con qué rapidez las democracias liberales responden a una situación con bombas y armas en nombre de los “derechos humanos”. De lo que los globalistas occidentales hablan es de que China “se reforme”. Esta reforma ha estado avanzando rápidamente durante décadas hasta que China se encontrara como co-igual con los EE.UU., como un hegemon globalista; habla la misma comidilla y anda el mismo camino. Por otra parte, lo que los oligarcas quieren para Rusia es muy diferente: un ‘cambio de régimen’. Rusia no puede ser dejada en paz hasta que sea un miembro subordinado de un sistema económico internacional. China es una entrada trasera globalista a Rusia. La relación ruso-china parece haber llevado a China todo a expensas de Rusia. Vale la pena tener en cuenta que el ejemplo BRICS fue una idea flotada por Goldman Sachs. (K. R. Bolton ‘BRICS development bank an instrument for globalization’, Foreign Policy Journal, http://www.foreignpolicyjournal.com/wp-content/uploads/2015/07/150714-BRICS-Development-Bank-KR-Bolton.pdf).

También significativo, aunque poco reconocido, es que el modelo de desarrollo económico liberal occidental adoptado por China es producto de una civilización en un estado terminal de decadencia. China buscó una transfusión de un organismo enfermo.

Con el modelo económico liberal llegan elementos concomitantes de degeneración moral y cultural. El carácter políticamente autoritario de China ha intentado minimizar este impacto en China. A través de milenios, los emperadores trataron de adaptar las influencias extranjeras moderadamente, manteniendo al mismo tiempo el organismo cultural chino inmune a la decadencia. Fueron capaces de hacer esto manteniendo el nexo tradicional de China, y aunque hubo cíclicos ascensos y caídas de muchas dinastías, la civilización china se mantuvo. Mao desató a los guardias rojos durante la revolución cultural en un celoso intento de borrar esa tradición. Recientemente, el régimen chino ha tratado de revivir algo de las tradiciones confuncionistas y taoístas de China. Si esto es algo más que un intento de manipular la tradición para mantener la autoridad del régimen es cuestionable. China ya se enfrenta a enormes problemas en términos de aumento de las rupturas matrimoniales donde antes no había ninguna, la expansión urbana, el envejecimiento de la población y otras cuestiones relacionadas con una civilización en un ciclo de decadencia. Además, existen los problemas propios de una economía de mercado, como la contaminación y el agotamiento del suelo. China es, como los maoístas fueron aficionados a declarar alguna vez sobre los Estados Unidos, ‘un tigre de papel’.

Anuncios