bueno menos a Alemania, ok a ellos también

*Señores el experimento nacido en Bilderberg, se cae… aqui una reseña de este

NEO – The Euro Is Murdering Europe

 Por F. William Engdahl el 19 de noviembre el año 2016

“Europa es un ejemplo de una situación desfavorable para una moneda común”

Publicado por primera vez 12 de noviembre 2016 – Nueva Oriental de Outlook , Moscú

Los sistemas bancarios de la UE

El euro está asesinando literalmente a las naciones y economías de la UE. Desde que entró en vigor el régimen de la moneda fija, sustituyendo las monedas nacionales en las transacciones en el 2002, el régimen cambiario fijo, ha devastado a la industria en los estados periféricos de las 19 miembros del euro, a la vez que da un beneficio desproporcionado a Alemania.

La consecuencia ha sido una contracción industrial poco notada y la falta de posibilidad de lidiar con las crisis bancarias resultantes. El euro es un desastre monetarista y la disolución de la UE está ahora pre-programada como una sola consecuencia.

Aquellos de ustedes que estén familiarizados con mis pensamientos sobre la economía sabrán que siento todo el concepto de globalización, un término que fue popularizado bajo la presidencia de Bill Clinton para embellecer la agenda corporativista que acababa de surgir con la creación de la Organización Mundial del Comercio 1994, es fundamentalmente un juego destructivo manipulado de los pocos cientos de gigantes “jugadores globales. La globalización destruye a las naciones para avanzar en la agenda de unos cuantos cientos de multinacionales gigantes, no reguladas.

Se basa en una teoría refutada presentada en el siglo XVIII por el proponente de libre comercio inglés David Ricardo, conocida como la Teoría de la Ventaja Comparativa, utilizada por Washington para justificar la eliminación de todo y cualquier proteccionismo comercial nacional para beneficiar a los más poderosos ” , “Principalmente basado en EE.UU.

El vacilante proyecto estadounidense conocido como Trans-Pacific Trade Partnership o la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión, es poco más que Mussolini sobre los esteroides. Los más poderosos cientos de corporaciones formalmente estarán por encima de la ley nacional si somos lo suficientemente tontos como para elegir a políticos corruptos que apoyarán semejantes disparates. Sin embargo, pocos han examinado de cerca el efecto que tiene la entrega de la soberanía monetaria bajo el régimen del euro.

El colapso de la Industria

la zona euro

Las naciones de lo que en la actualidad se conoce erróneamente como Unión Europea siguen un concepto ratificado por un número de miembros europeos -Doce versus 28 estados hoy- de lo que fue la Comunidad Económica Europea (CEE), que en ese entonces era mucho menor. Una versión europea de giganto-mania apareció durante la presidencia de la Comisión de la CEE del político globalista francés Jacques Delors cuando él reveló lo que se llamó acto único europeo en febrero de 1986.

Delors derrocó el principio establecido por el francés Charles de Gaulle, principio que de Gaulle denominaba “Europa de las Pátrias”. El concepto de la Comunidad Económica Europea de De Gaulle-entonces seis naciones incluidas Francia, Alemania, Italia y el Benelux tres Una en la que se realizarían reuniones periódicas de los primeros ministros de las seis naciones del Mercado Común. Allí, con jefes de estado elegidos, se formularían políticas y tomarían decisiones.

Una asamblea elegida de miembros de los parlamentos nacionales revisaría las acciones de los ministros. De Gaulle consideraba a la burocracia de Bruselas CEE como un órgano administrativo puramente técnico, subordinado a los gobiernos nacionales. La cooperación debe basarse en la “realidad” de la soberanía estatal. La adquisición supranacional de poder sobre naciones individuales de la CEE fue un anatema para De Gaulle, con razón. Al igual que con los individuos, así con las naciones, la autonomía es básica y las fronteras sí importan.

El Acta Única de Delors propuso derribar esa Europa de la Patria a través de reformas radicales a la CEE con el objetivo de destruir la idea de que las diversas naciones, con diversas historias, culturas y lenguas diversas, podrían disolver fronteras y convertirse en una especie de ersatz (subdito) de Estados Unidos de Europa , Dirigido hacia arriba por los burócratas no elegidos en Bruselas. En esencia es una visión corporativista o fascista estilo Mussolini de una burocracia europea no democrática y no responsable que controla a las poblaciones arbitrariamente, respondiendo sólo a la influencia corporativa, la presión, la corrupción.

Era una agenda desarrollada por las mayores multinacionales de Europa, cuya organización de lobby era la European Roundtable of Industrialists (ERT), el influyente grupo de presión de las principales multinacionales de Europa (por invitación personal solamente), como Nestlé, Royal Dutch Shell, BP, Vodafone, BASF, Deutsche Telekom, ThyssenKrupp, Siemens y otras gigantes multinacionales europeas. El ERT, no es sorprendente, es el principal lobby en Bruselas que impulsa la adopción del acuerdo comercial TIPP con Washington.

La ERT fue un importante motor de las propuestas de Delors Single Act de 1986 que condujeron al Monstruo Frankenstein llamado la Unión Europea. La idea de la UE es la creación de una autoridad política central y no elegida de arriba hacia abajo que decidiera el futuro de Europa sin controles y equilibrios democráticos, en el fondo una noción verdaderamente feudal.

El concepto de un solo Estados Unidos de Europa, disolviendo identidades nacionales que se remontaban a más de mil años o más, se remonta a los años cincuenta, cuando la reunión de Bilderberg de 1955 en Garmisch-Partenkirchen, Alemania Occidental, De los seis Estados miembros de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero de “una moneda común, y … esto implicaba necesariamente la creación de una autoridad política central”. De Gaulle no estaba presente.

El proyecto de creación de una unión monetaria fue presentada en una conferencia de la CEE de 1992 en Maastricht, Holanda, tras la unificación de Alemania. Francia e Italia, respaldadas por la Gran Bretaña de Margaret Thatcher, la obligaron a superar las dudas alemanas para “contener el poder de una Alemania unificada”. La prensa tory británica criticó a Alemania como un emergente “Cuarto Reich” conquistando Europa económicamente, no militarmente. Irónicamente, esto es lo que de hecho ha emergido de las estructuras del euro hoy en día. Debido al euro, Alemania domina económicamente a los 19 países de la zona euro

El problema de la creación de la Unión Monetaria Europea (UEM), prescrito en el Tratado de Maastricht, es que la moneda única y el Banco Central Europeo “independiente” se pusieron en marcha sin estar vinculados a una entidad política única, auténtica de los Estados Unidos de Europa. El euro y el Banco Central Europeo es una creación supranacional sin que nadie se lo responda.

Se hizo en ausencia de una genuina unión política orgánica como la que se creó cuando 13 estados, con lengua inglesa común y después de una guerra de independencia de Gran Bretaña, crearon y adoptaron la Constitución de los Estados Unidos de América. En 1788 los delegados de los 13 estados acordaron establecer una forma republicana de gobierno basada en la representación del pueblo en los estados, con separación de poderes entre las ramas legislativa, judicial y ejecutiva. No es así la UEM.

Los burócratas de la UE tienen un nombre lindo para esta desconexión entre funcionarios del Banco Central no elegidos del BCE que controlan el destino económico de los 19 estados miembros con 340 millones de ciudadanos de la llamada Eurozona. El déficit se ha vuelto gigantesco desde la crisis financiera y bancaria mundial de 2008 y la aparición del no soberano Banco Central Europeo.


banco-crisis-grande

La creación de la moneda única europea desde 1992 ha convertido a los euro-estados en una fianza económica. El valor de la moneda no puede cambiarse para impulsar las exportaciones nacionales durante las recesiones económicas como la experimentada desde 2008.

El resultado ha sido que la mayor potencia industrial de la eurozona, Alemania, se ha beneficiado del euro estable, mientras que las economías más débiles en la periferia de la UE, entre ellas la más notable, Francia, han sufrido consecuencias catastróficas a la rígida tasa del euro.

En un nuevo informe, el think tank holandés, Fundación Gefira, señala que la industria francesa se ha estado contrayendo desde la adopción del euro. “No fue capaz de recuperarse después de cualquiera de las crisis de 2001 o 2008 porque el euro, una moneda más fuerte que el franco francés, se ha convertido en una carga para la economía francesa. El tipo de cambio flotante funciona como un indicador de la fortaleza de la economía y como un estabilizador automático. Una moneda más débil ayuda a recuperar la competitividad durante una crisis, mientras que una moneda más fuerte apoya el consumo de bienes extranjeros “.

El estudio señala que, debido a esta camisa de fuerza, la política del BCE ha creado un Euro demasiado alto en comparación con otras monedas importantes para permitir a Francia mantener las exportaciones desde la recesión económica de 2001. El euro ha llevado al aumento de las importaciones a Francia y Francia Sin flexibilidad cambiaria, su industria “no pudo recuperar la competitividad internacional en el mercado mundial después de la crisis de 2001, por lo que su industria ha ido muriendo lentamente desde entonces”. Perdieron la herramienta de estabilización económica de un tipo de cambio flotante.

Hoy en día, según la Eurostat, la industria representa el 14,1% del valor añadido bruto total francés. En 1995 fue del 19,2%. En Alemania es del 25,9%. Lo más sorprendente ha sido el colapso de una industria automovilística francesa que alguna vez fue vibrante. A pesar de que la producción mundial de automóviles casi se duplicó de 1997 a 2015 de 53 millones a 90 millones de vehículos al año, y mientras Alemania aumentó su producción de automóviles en un 20% de 5 a 6 millones, La producción casi se redujo a la mitad de casi 4 millones a menos de 2 millones.


La ley de rescate en Euro

banco-Italia

La misma camisa de fuerza europea está impidiendo una seria reorganización de los bancos con problemas en toda la zona euro desde la crisis de 2008. La creación del banco central europeo supranacional y no soberano ha hecho imposible que los países miembros de la zona euro resuelvan sus problemas bancarios creados durante los excesos del período anterior a 2008.

El caso de Italia con su solicitud de hacer un rescate estatal de su tercer banco más grande, Monte dei Paschi, es ejemplar.

Aunque los despidos draconianos y los cierres han aliviado por el momento el pánico, Bruselas se negó a permitir un rescate estatal italiano de 5 mil millones de dólares del banco, en lugar de exigir al banco volver a una nueva ley bancaria de la UE llamada “Bail in”. Implementar el rescate justo en Italia, es la ley de la UE y sin duda será el instrumento elegido por el Eurogrupo no elegido cuando llegue la próxima crisis bancaria.

Bail-in, mientras que suena mejor que el rescate de los contribuyentes, en realidad requiere que los depositantes de un banco se roben de sus depósitos para “rescatar” a un banco en quiebra, si Bruselas o el Eurogrupo no elegido, Titulares y accionistas y acreedores no han sido capaces de hacer frente a las pérdidas. Esta confiscación de la fianza se aplicó en los bancos de Chipre en 2013 por la UE. Los depositantes allí con más de € 100.000 o bien perdió el 40% de su dinero.

Si usted es un depositante, por ejemplo, Deutsche Bank, y las acciones son tanking, como han sido, y los problemas legales amenazan su existencia, y el gobierno alemán se niega a hablar de rescate, sino que deja al banco a potencial fianza , Puede estar seguro de que cada depositante con una cuenta de más de € 100.000 comenzará a mirar a otros bancos, empeorando la crisis para Deutsche Bank. Entonces todos los demás depositantes restantes serían vulnerables a la fianza, tal como fue propuesto inicialmente por el Eurogrupo para los bancos de Chipre.


Renuncia a la soberanía monetaria

currency-400

Bajo el euro y las reglas del Eurogrupo y del BCE, las decisiones ya no son soberanas, sino centrales, tomadas por burócratas sin rostro no democráticamente nombrados, como el Ministro de Hacienda de Holanda, Jeroen Dijsselbloem, Presidente del Eurogrupo.

Durante la crisis bancaria en Chipre, Dijsselbloem propuso confiscar todo el dinero de los depositantes, grandes o pequeños, para recapitalizar los bancos. Se vio obligado a retroceder en el último minuto, pero muestra lo que es posible en la próxima crisis bancaria de la UE que está preprogramada por la institución Euro defectuosa y su ECB fatalmente defectuoso.

En virtud de las actuales normas de la zona euro, a partir de enero de 2016, los gobiernos nacionales de la UE tienen prohibido el rescate de sus bancos por parte de los contribuyentes, lo que impide una resolución ordenada de los problemas de liquidez bancaria hasta demasiado tarde. Alemania ha adoptado una ley de fianzas bancarias al igual que otros gobiernos de la UE. Las nuevas normas de fianzas son el resultado de una directiva burocrática de los burócratas no elegidos y sin rostro de la Comisión de la UE, conocida como la Directiva de Recuperación y Resolución del Banco de la Unión Europea (BRRD).

En 1992, cuando los bancos suecos entraron en la insolvencia como una burbuja inmobiliaria apareció, el estado intervino con Securum, un mal banco / buen banco de rescate. Los bancos en quiebra fueron temporalmente nacionalizados. Préstamos hipotecarios no rentables en miles de millones fueron puestos en la corporación estatal, Securum, el llamado banco malo. Los directores de banco adictos al riesgo fueron despedidos.

Los bancos nacionalizados, menos los préstamos incobrables, se les permitió, bajo la administración estatal, reanudar los préstamos y volver a los beneficios antes de ser reprivatizados a medida que la economía mejoraba. Los bienes inmuebles no rentables volvieron a ser rentables a medida que la economía se recuperaba durante varios años, y después de cinco años el estado podía vender los activos por un beneficio neto total y liquidar a Securum. Los contribuyentes no estaban agobiados.


Resoluciones BCE Previene Banco

deutsche-bank

Ahora, mientras la UE se enfrenta a una nueva ronda de crisis de solvencia bancaria con bancos como Deutsche Bank, Commerzbank y los principales bancos de la zona euro frente a nuevas crisis de capital, porque la UE carece de un poder fiscal central, .

Las nuevas reglas de los bancos nacionales ajustadas a las circunstancias locales no son posibles. Medidas para dar a los bancos con problemas de tiempo como permitir una moratoria temporal de las ejecuciones hipotecarias y embargos si las personas se atrasan en sus pagos, la externalización del sistema nacional de pago electrónico a los bancos comerciales, no son posibles.

La Eurozona no tiene autoridad fiscal central, por lo que estas soluciones no pueden aplicarse. Los problemas de los sistemas bancarios sólo están siendo resueltos por las autoridades monetarias, por la política insana del BCE de tipos de interés negativos, llamado Easing cuantitativo, donde el BCE compra infinitos miles de millones de euros en deuda corporativa y estatal desagradable sin fin a la vista y en el proceso Haciendo que las compañías de seguros y los fondos de pensiones sean insolventes.

La respuesta definitivamente no es la propuesta por el cleptocrático George Soros y otros, a saber, dar al super-estado de Bruselas no elegido el poder fiscal central para emitir bonos de Euro de Bruselas. La única solución posible, a no ser destruir las economías de toda la eurozona en la próxima crisis de solvencia bancaria europea, es desmantelar el Monstruo Frankenstein llamado Unión Monetaria Europea con su BCE y moneda común.

Los países individuales en la zona euro de 19 países no forman lo que los economistas llaman una “zona monetaria óptima”, nunca lo hicieron. Los problemas económicos de una Grecia o de Italia o incluso de Francia son muy diferentes de los de Alemania, de Portugal o de España.

En 1997, antes de morir, uno de mis economistas menos favorecidos, Milton Friedman, declaró: “Europa ejemplifica una situación desfavorable a una moneda común. Se compone de naciones separadas, que hablan diferentes idiomas, con diferentes costumbres, y que los ciudadanos sienten una lealtad y un apego mucho mayores a su propio país que a un mercado común oa la idea de Europa “. era correcto. Es aún más el caso hoy. El Euro y su Banco Central Europeo están asesinando a Europa tan efectivamente como la Segunda Guerra Mundial, sin las bombas y los escombros.

F. William Engdahl es consultor y profesor de riesgo estratégico, tiene un título en política de la Universidad de Princeton y es autor de best-sellers en petróleo y geopolítica, exclusivamente para la revista en línea “New Eastern Outlook”.