katehon

29.09.2016

La influyente organización ILGA (International Lesbian, Gay, Bisexual, Trans and Intersex Association, en inglés) está proponiendo una enorme subvención apuntada a “mejorar la situación” de los LGBT en la sociedad.

A pesar del hecho de que el proyecto de subvención fuera desarrollado por la rama europea de la organización LGBT, una precondición de su concesión es su aplicación hacia Eurasia. Se informó que las acciones de los beneficiarios deben estar apuntadas a Rusia, Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, y Ucrania, esto es, aquellos países justamente con fuertes valores tradicionales. Además de los ucranianos, incluso los ciudadanos de Georgia no tienen prisa de estar “eurointegrados” a pesar de las actividades del gobierno.

Es más, una condición importante para la subvención, es que el programa destinatario no debe ser una asociación de los mismos LGBT, sino “aquella que no tiene nada que ver con la comunidad”. De hecho, el texto dice explícitamente que la organización homosexual está yendo a patrocinar el aflojamiento de los valores y normas tradicionales en Eurasia. Además, es posible que los homosexuales intenten abordar la perversión de niños, como es habitual en Europa.

Recuerden que Rusia fue reconocida recientemente como el lugar menos favorable para los activistas LGBT. Los ciudadanos del país han dado la bienvenida a la noticia con júbilo.

Mientras tanto, el 22 de septiembre de 2016, Bakú acogió la primera operación de cambio de sexo y, lo que es más importante, se hizo en un niño de 12 años. A pesar del hecho de que era un caso médico (el niño tenía órganos sexuales femeninos internos y los masculinos externos) y los cirujanos eran del ministerio de salud y se concedieron permisos, se convirtió en un precedente. Muchos doctores y futuros potenciales pacientes han declarado que la actual operación abre la puerta para que otros miles se sometan a cirugías de cambio de sexo.

De manera interesante, después de que el público europeo se enterase de que mucha de la financiación de la organización está recibida directamente de la tesorería de la UE que está llena por los ingresos tributarios (Programa de Ciudadanía e Igualdad de Derechos 2014-2020 de la Unión Europea), hubo intentos para protestar contra semejante asignación de recursos.

Sin embargo, el dinero del que carecía la rama europea del ILGA es pagado por George Soros. The Sigrid Rausing Trust (RU), Freedom House, y el departamento de Estado de los EEUU también son donantes para el ILGA.

En 2006, a la rama europea del ILGA le fue concedido el estatus consultivo en el Consejo Social y Económico de Naciones Unidas.

Anuncios