*Mientras tanto la guerra Economica sigue….

Nueva York World Trade Center
© PixelRockstar.com

POR: OROYFINANZAS.COM 4 OCTUBRE 2016 6 COMENTARIOS
(OroyFinanzas.com) – Arabia Saudí ha condenado la aprobación de una ley estadounidense que permitirá a las familias de las victimas del 11 de septiembre de 2001 (11-S) denunciar al Reino de Arabia Saudí por daños. Un paso más en el declive progresivo de las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita.

La semana pasada, el Senado y el Congreso de Estados Unidos votaron, de forma abrumadora, cancelar el veto presidencial que el presidente Obama había impuesto sobre Ley de Justicia contra los patrocinadores del terrorismo (Ley JASTA). La citada ley, habilitaba a los familiares de las víctimas del 11-S para denunciar al Gobierno Saudita por sus supuestos vínculos con los terroristas que perpetraron los ataques contra el World Trade Center y el Pentágono. Sin embargo, desde la Casa Blanca, se impuso un veto presidencial al texto legislativo, argumentando que su aplicación afectaría la doctrina de la inmunidad soberana, exponiendo a EE.UU. a demandas multimillonarias procedentes de todo el mundo. Ahora, la ley vuelve a estar vigente después de que la Cámara de Representantes -348 votos a favor y 77 en contra- y el Senado estadounidense -97 votos a favor y 1 en contra- anularan el veto presidencial. Un hecho excepcional que no había ocurrido en los 8 años de la Administración de Obama.

Hasta aquí es donde llega la noticia pero ¿cuáles podrían ser los intereses del sistema político estadounidense en presionar así a su aliado histórico en Oriente Medio y principal productor de petróleo del mundo?

Algunos analistas son de la opinión que EE.UU. cambió desde hace un tiempo su estrategia para Oriente Medio alineando a dos de sus históricos aliados en Oriente Medio, Arabia Saudí e Israel, con las negociaciones entabladas con Irán para restablecer relaciones.

A finales de 2014 Arabia Saudí decidió colapsar el precio del petróleo llevándolo hasta los 25 dólares, reduciendo, al mismo tiempo, la demanda de dólares en el mundo (conocido como el petrodólar). El dólar es la divisa global con la cual todos los países del mundo tienen que comprar su petróleo, generándose así una demanda global por esta divisa. De esta forma, el dólar estadounidense se ha asentado como moneda de reserva mundial, tras el colapso del sistema monetario de Bretton Woods y la creación del petrodólar como sustituto del sistema anterior.

Los europeos y otros países del mundo quieren librarse, desde los años 60, del yugo del dólar y terminar con un sistema diseñado para financiar el déficit permanente de los estadounidenses y su deuda. Con este fin, los europeos crearon su propia moneda -el euro en 1999-, para competir por el papel de ser una de las monedas de reserva mundial y también los chinos se unieron poco más tarde en esta carrera posicionando su divisa (desde el sábado pasado el yuan forma parte de la cesta de divisas SDR del FMI).

El objetivo de todos es destronar al dólar o por lo menos complementarlo a corto plazo y acabar con el sistema del petrodólar que se creó en los años 70. Entonces, los países petroleros como Arabia Saudí reinvertían el dinero recibido por su petróleo en EE.UU. y otros países occidentales, a cambio de protección militar de sus enemigos y parte de su población.

Cuando a finales de 2014 Arabia Saudí decidió tirar el precio del petróleo fue una señal de ruptura del acuerdo histórico entre EE.UU. y Arabia Saudí y algunos analistas apuestan que, desde entonces, se inició la creación del petroeuro al ser una de las principales zonas económicas que comercian con Oriente Medio. Los países petroleros quieren productos europeos y los europeos quieren su petróleo y lo mismo pasa con China y otros.

En todo ese gran juego hay víctimas colaterales. En Europa, empresas como Volkswagen o Deutsche Bank son, repentinamente, sancionados por EE.UU. mientras la estadounidense Apple es multada por la Comisión Europea (y no decimos que no sean merecidos). Y han más ejemplos. En otro orden de cosas, EE.UU. sigue provocando los límites de Rusia en Ucrania para evitar una unión de intereses entre Rusia y Alemania. Así que los rusos contraatacan desencadenado una crisis de refugiados desde Siria, pasando por Turquía, para desestabilizar a la Unión Europea y forzarles a negociar con ellos.

Y mientras todo esto está ocurriendo, nuestros medios generalistas no nos cuentan nada porque no interesa contar lo que pasa de verdad y sinceramente es difícil mantener las ideas claras con tanto humo y contrapropaganda de todos los jugadores participantes.

Pero volviendo a las familias de las víctimas del 11S. Han tenido la suerte que sus políticos han decidido apoyarles porque ha resultado estratégico para los intereses económicos de las élites de EE.UU. O simplemente porque congresistas y senadores dependen del voto directo de sus electores para mantenerse en el puesto y sería muy complicado argumentar un voto a favor de los intereses saudies y en detrimento de los compatriotas muertos el 11-S. Sea cual sea la razón raramente es para ayudar en el sentido humano a estas familias.

No entendemos todavía cuál es la estrategia de EE.UU. desencadenando estos eventos en Oriente Medio y el mundo árabe, apoyando a Irán y castigando a sus socios estratégicos. El tiempo aclarará cual es la agenda en la reorganización del orden de las fuerzas.

Suscríbase al servicio de análisis de los mercados, metales y Bitcoin de los analistas de OroyFinanzas.com con ideas de trading y análisis exclusivos para suscriptores del servicio premium de OroyFinanzas.com. Más información en este enlace.

© OroyFinanzas.com