*Las cosas siguen avanzando, momentos transcendentales para la humanidad, mientras tanto la gente esta pensando en el trasero de Kim Kardashian o como se escriba.

 
larouchepac
 
Putin y los líderes de las naciones del BRICS en la cumbre de 2015. [photo: kremlin.ru]

15 de agosto de 2016 — “Putin es ya el Presidente funcional de un nuevo universo”, afirmó Lyndon LaRouche en su discusión semanal con el Proyecto Manhattan este sábado 13 de agosto. “Putin ha construido una organización muy respetable, que ahora ocupa la mayor parte de nuestro planeta entero… La influencia de Putin no se limita a Rusia; abarca otras partes de toda la región asiática”.

LaRouche explicó que Putin, trabajando en alianza con China, India y otras naciones, construye una alternativa al descompuesto sistema transatlántico, en la forma de un enfoque hamiltoniano global. “Lo que tienes es una semejanza a Alexander Hamilton para Rusia; no solo Rusia, sino para Asia. Para toda Asia, prácticamente. Es una cuestión bastante grande”.

Los próximos 60 días están plagados de peligros, y de oportunidades. Tenemos enfrente para empezar una crisis financiera global —subrayó Helga Zepp-LaRouche en una discusión con colegas el domingo 14— la cual podría muy podría estallar en el período entre septiembre y octubre. En este mismo plazo, habrá una serie de conferencias internacionales —culminando con la 8ava Cumbre del BRICS en India a mediados de octubre— que pueden servir como el marco para instrumentar el necesario viraje programático diseñado por LaRouche, si se moviliza la suficiente voluntad política a nivel internacional para crear ese Nuevo Paradigma revolucionario.

China sigue mostrando el enfoque correcto: “Es hora de educar mentes científica y tecnológicas”, declaró Li Zhimin, director del Centro de Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología del Ministerio de Educación, cuando anunció el plan del Consejo de Estado para elevar considerablemente la proporción de ciudadanos educados científicamente en China para el año 2020.

El Presidente de China, Xi Jinping, ha dejado en claro también que su amigo y aliado estratégico, el Presidente de Rusia Vladimir Putin, será el huésped de honor número 1 en la próxima cumbre del G20 que se llevará a cabo en China los días 4 y 5 de septiembre (para el horror del imperio británico y su títere Barack Obama). Los chinos están coordinando muy bien la estrategia para esa reunión del G20, y la subsiguiente cumbre del BRICS los días 15 y 16 de octubre en India, tanto con Rusia como con India. Su propósito declarado es enfrentar “los desafíos que enfrenta actualmente la economía global” por medio de “asegurar la organización exitosa de las cumbres del G20 y del BRICS”, como lo ha manifestado a la agencia china Xinhua, el ministro de Relaciones Exteriores chino Wang Yi.

Ese éxito se medirá con el entierro inmediato del quebrado y difunto sistema financiero actual, y su substitución con un sistema hamiltoniano de acuerdo al diseño de LaRouche, según se especifica en sus Cuatro Leyes. Reformular la Presidencia de Estados Unidos en torno a ese programa, y no en torno a la locura de la campaña electoral estadounidense, es el verdadero problema que enfrenta Estados Unidos y el mundo hoy. “Nuestro Presidente es un substituto de Satanás”, dijo LaRouche. “Los candidatos principales son terriblemente corruptos, así que ¿te vas a preocupar por cuál candidato vas a elegir? Cuando sabes que todos los candidatos de los que se habla son, en lo principal, ¡especímenes del mal! Que de una u otra forma, ellos rechazan sus responsabilidades como seres humanos para este proceso. Así que, tenemos que ir a la raíz del problema… y ocasionar la eliminación de la raíz del problema”.