*Que raro pero si son los buenos de la película, los elegidos por dios.

En agosto de 2014, Israel ayudó a expulsar del Golán la fuerza de la ONU a cargo de la zona de separación entre las fuerzas israelíes y sirias y, desde hace 2 años, ha dejado esa zona en manos de al-Qaeda, cuya logística incluso garantiza. Posteriormente, Benyamin Netanyahu anunció su intención de violar la resolución 338 y anexar el Golán ocupado. Estados Unidos y la Federación Rusa han decidido llamar Israel a capítulo.

| DAMASCO (SIRIA) | 3 DE JULIO DE 2016

JPEG - 41.9 KB
El 17 de abril de 2016, Benyamin Netanhayu se burla de la comunidad internacional organizando un consejo de ministros en el Golán ocupado y declarando que nunca devolverá a Siria ese territorio ocupado.

El Consejo de Seguridad de la ONU podría adoptar próximamente una resolución, redactada en conjunto por Estados Unidos y la Federación Rusa, sobre la Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación [FNUOS, también designada por sus siglas en inglés como UNDOF.], o sea los cascos azules de la fuerza de interposición entre Israel y la República Árabe Siria en las alturas del Golán.

JPEG - 38.2 KB
En 2014, 45 cascos azules de las islas Fidji fueron secuestrados por al-Qaeda. Sólo fueron liberados mediante el pago de un rescate por transferencia de fondos a una cuenta bancaria.

El 28 de agosto de 2014, el Frente al-Nusra (al-Qaeda en Siria) se introdujo en la zona de separación del Golán ocupado y tomó como rehenes a 45 cascos azules de las islas Fidji. Desobedeciendo las órdenes de la ONU, cascos azules filipinos trataron de liberar a sus compañeros de armas. Finalmente, cascos azules irlandeses acompañados de militares israelíes lograron ponerse en contacto con los yihadistas. Al cabo de largas negociaciones, la ONU se negó a retirar el Frente al-Nusra de la lista de organizaciones terroristas, pero… ¡decidió pagarle un rescate mediante una transferencia bancaria! La ONU no anunció la liberación de los rehenes. Lo hizo, desde Londres, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una ONG que sirve de pantalla al MI6 (los servicios de inteligencia británicos). La ONU nunca explicó el por qué de su orden de abandonar a los cascos azules de islas Fidji ni emprendió ningún tipo de investigación sobre la cuenta bancaria de al-Qaeda.

PNG - 155.5 KB
El primer ministro israelí Benyamin Netanyahu felicita a yihadistas de al-Qaeda hospitalizados en Israel, después de haber sido heridos en Siria.

Desde aquel momento, ya no hay en el Golán cascos azules para garantizar la aplicación de la resolución 338 del Consejo de Seguridad de la ONU, y la zona de separación está bajo control de al-Qaeda. Cuando los yihadistas que operan en suelo sirio resultan heridos por los soldados del Ejército Árabe Sirio, simplemente se repliegan hacia el territorio ocupado por Israel y reciben atención médica en el Ziv Medical Centre israelí. Los yihadistas ya dados de alta son trasladados por los militares israelíes hasta la línea de demarcación para que se reincorporen a las hostilidades.

El 17 de abril de 2016, Israel cometió una nueva provocación al organizar un consejo de ministros en el Golán ocupado. El primer ministro Benyamin Netanyahu declaró incluso que Israel nunca aplicará la resolución 338 y que el Golán nunca será devuelto.

El 14 de junio de 2016, el ex primer ministro israelí Ehud Barak denunció la política irresponsable de Benyamin Netanyahu y exhortó a los dirigentes israelíes a sacarlo del poder a toda costa.

JPEG - 39.9 KB
Los soldados israelíes han dejado la zona de separación del Golán en manos de al-Qaeda. Los yihadistas reemplazan así a los cascos azules de la-FNUOS.

El proyecto de resolución de Estados Unidos y Rusia estipula fundamentalmente que:

- «El Consejo de Seguridad subraya que no debería haber ninguna actividad militar de los grupos de oposición armados en la zona de separación e insta los Estados Miembros a que hagan saber claramente a los grupos de oposición armados sirios presentes en la zona de operaciones de la FNUOS que deben cesar toda actividad que pueda poner en peligro a los soldados de la paz y dejar al personal de las Naciones Unidas la libertad de movimiento que necesitan para ejercer su mandato en condiciones de seguridad;

- Solicita a todos los demás grupos que no sean la FNUOS que abandonen todas las posiciones de esa Fuerza así como el punto de paso de Quneitra y que restituyan los vehículos, el armamento y cualquier otro material perteneciente a los Cascos Azules;»

Durante 60 años, Israel ha venido denunciando el peligro del terrorismo árabe y musulmán. Hoy resulta que, en el Golán, Israel ha contribuido a expulsar la FNUOS, poniendo la zona de separación en manos de al-Qaeda.

Al cabo de 2 años de violación flagrante del Derecho Internacional, el Consejo de Seguridad de la ONU debería redesplegar la FNUOS e intimar Israel a poner fin a su apoyo a la organización terrorista.

El Estado de Israel no ha respetado hasta el momento prácticamente ninguna de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre los temas que le conciernen.