El coronel Lawrence Wilkerson califica la guerra de EUA en Afganistán como el “cementerio de imperios”

larouchepac.com

9 de junio de 2016 — En una entrevista exclusiva con el programa “Claro y en voz alta” de Sputnik que se publicó el 7 de junio, el coronel Lawrence Wilkerson, ex jefe de personal del Secretario de Estado Colin Powell, comenta sobre el desastre que ha creado en Afganistán los quince años de guerra permanente de Estados Unidos.

A la pregunta de si pensó que Estados Unidos estaría todavía en Afganistán 15 años después de los ataques del 11 de septiembre, Wilkerson respondió que, “tendría que decir que sí, hubo algunos entre nosotros que vimos a Afganistán como el cementerio de los imperios, algunos de nosotros que habíamos estudiado historia. Estados Unidos se atascó en ese cementerio, o lo que llaman un atolladero, y todo regresa al gran juego geopolítico jugado por los británicos y por otros imperios por muchos años”.

Sputnik, señala en su comentario introductorio que han habido 2326 muertes de soldados estadounidenses en Afganistán en los últimos 15 años, además de 1173 muertes de contratistas civiles estadounidenses. Dos tercios de esas muertes ocurrieron desde el momento en que Barack Obama asumió su cargo en el 2009, cuando prometió ponerle fin al conflicto. El número de víctimas de afganos civiles ha sido horrendo: 91,000 muertos resultado directo del conflicto y otros 360,000 de manera indirecta.

Wilkerson le echa la culpa principalmente al “complejo militar industrial” de Estados Unidos, y luego señala en un comentario final que: “Vean nuestras dos opciones para Presidente: Donald Trump y Hillary Clinton. No hay ni pizca de diferencia que valga la pena entre ellos, excepto que Trump es incoherente y Clinton, desafortunadamente, es muy coherente en cuanto al hecho de que ella continuaría con el mismo manual de política exterior que hemos llevado a cabo por los últimos treinta años, que es sumamente costoso y sumamente peligroso. Desangra a nuestra hacienda y desangra a nuestro pueblo, mientras que menos de 1% de nuestra población participa en las fuerzas armadas, se desangra y muere”.