La OTAN no tiene razones para prepararse para una intervención de Rusia en los países bálticos, ya que Vladímir Putin lleva tiempo usando la “fuerza suave” en Europa, opina Cesare Martinetti, columnista del diario italiano La Stampa.

“Los generales de la OTAN —que vigilan el horizonte desde la base polaca en Redzikowo y hablan de la disponibilidad para abrir fuego si Moscú decide atacar a Estonia— no se dan cuenta de que Vladímir Putin, sin disparar ni un solo tiro, ya está entre nosotros”, escribe el autor del artículo.

El líder ruso adquirió una posición firme en Europa apoyando —abiertamente o no— a los movimientos que van “en contra del sistema”. Lo que confirma la reciente resolución de la región italiana del Véneto con respecto a Crimea.Las acciones de los residentes del Véneto se justifican en términos económicos, opina Martinetti, pero la política resulta ser más complicada. Se siente que Occidente vuelve a la guerra de propaganda como respuesta a los “hábiles movimientos” de Putin. “¿Alguien realmente cree que Putin va a atacar algún estado báltico?”, pregunta el autor.

Lea también: Rusia demanda poner fin a los cuentos sobre invasión de Moscú a Europa del Este

El columnista italiano opina que el líder ruso está aplicando la “fuerza suave” en su política europea. Asegura que incluso la reunión del papa Francisco con el patriarca Kirill es parte de esta política.

“Ahora, en muchos círculos católicos ultraconservadores en Francia e Italia, Putin es considerado como un defensor de la cristiandad y verdadero líder, una alternativa a la ‘dictadura’ de la Unión Europea”.

Lea más en http://mundo.sputniknews.com/politica/20160525/1060038019/rusia-politica-europa.html#ixzz49fkXiFQs