*Yo no fui fuisteis tu, no profesora fue el, no no fue el…

*Así esta la situación, se tiran la pelota de miles de muertos, incluyendo los países invadidos, que bonita familia pero que bonita familia.

Kurt Nimmo

prisión Planet.com

23 de de mayo de, el año 2016


Los saudíes, irritados por el voto unánime del Senado la aprobación de una ley que permite a las familias de las víctimas del 9/11 para demandar su país, han aprovechado experto legal Arabia Kátib al-Shammari para llegar a una explicación de lo sucedido el 11 de septiembre de 2001.

El texto fue publicado originalmente por el londinense Al-Hayat y traducida por el Medio Oriente Medios Research Institute (MEMRI), un traje de desinformación ligado a la inteligencia israelí. Se coloca la culpa por el ataque de lleno en los Estados Unidos. Los saudíes son retratados como víctimas.

La explotación de la investigación de 9/11 activistas e investigadores, al-Shammari comienza afirmando “todos los sabios en el mundo que son expertos en la política estadounidense y que analizan las imágenes y los videos [9/11] de acuerdo unánimemente que lo que sucedió en el [doble] Torres fue una acción puramente americano, planificada y ejecutada de acuerdo con la prueba de los Estados Unidos de esto es la secuencia de explosiones continuas que arrancaron de manera espectacular a través de ambos edificios … ingenieros estructurales Expertos ellos demolidos con explosivos, mientras que los aviones estrellarse [en ellas ] sólo se ha dado luz verde para la detonación no fueron la razón de la caída. Pero los EE.UU. todavía se propaga en todas las direcciones culpa “.

MEMRI, que se especializa en descrédito de los medios de comunicación palestinos y árabes, no proporciona una traducción completa, sólo fragmentos. Los siguientes puntos son de particular interés:

1. Estados Unidos creó, en la opinión pública, un oscuro enemigo el terrorismo – que se convirtió en lo que los presidentes de América culpado de todos sus errores, y también se convirtió en la única motivación para cualquier operación sucia que los políticos estadounidenses y militares deseo de llevar a cabo en cualquier país. [El] el terrorismo [etiqueta] se aplicó a los musulmanes, y en concreto a Arabia Saudita.

Queda fuera de esta explicación es el hecho de Arabia Saudita trabajó como un socio activo de los Estados Unidos en la creación de terrorismo en el Medio Oriente y Asia del Sur y Central. Pakistán es un socio activo también. La CIA y de Pakistán Inteligencia Inter-Servicios (ISI), bajo la dirección del presidente de Pakistán, Mohammad Zia ul-Haq, trabajaron con Arabia Saudí y varios países, entre ellos Gran Bretaña y China, para entrenar y fondo a lo largo de 100.000 muyahidines afganos y extranjeros a luchar contra los soviéticos en Afganistán. Tras la expulsión de los soviéticos, los elementos de los muyahidines, específicamente el contingente de Arabia bajo Osama bin Laden, se transformaron en al-Qaeda. facciones afganas se fundieron en los talibanes.

Los sauditas no eran socios simplemente neutrales que intentan expulsar a los soviéticos. Ellos proselitizaron vigorosamente su marca del Islam sunita, el wahabismo, mediante el establecimiento de escuelas, o madrasas, en Pakistán y Afganistán. El dinero de los saudíes ricos y las organizaciones benéficas inundadas y alimentado el crecimiento explosivo de las madrasas y mezquitas también en Occidente. Sobre la base de Salafiyah ultra-conservadora, la ideología del Islam primitivo, el wahabismo es reaccionaria e intolerante no sólo el Islam chiíta, pero otras religiones, incluyendo el cristianismo. Las madrazas creadas durante la Guerra de Afganistán predicaron este odio y la intolerancia.

“Por ejemplo, en una madraza en Pakistán, entrevisté a 70 estudiantes Malasia y Tailandia que están siendo educados de lado a lado con los estudiantes que fueron a la guerra de Afganistán y similares. Estas personas regresan a sus países, y luego ver los resultados en un corto periodo de tiempo “, escribe Vali Nasr, profesor asociado de ciencias políticas en la Universidad de San Diego. “A lo sumo, se convierten en predicadores exaltados en las mezquitas que fomentan la lucha contra los cristianos en Nigeria o en Indonesia. Y en el peor caso, que en realidad reclutan o participan en actos terroristas “.

Un lanzamiento de cables diplomáticos por WikiLeaks demostró cuán profundamente los saudíes están involucrados en la financiación de organizaciones terroristas. “Arabia Saudita es la mayor fuente de fondos para los grupos militantes islamistas, como los talibanes afganos y Lashkar-e-Taiba, pero el gobierno saudí es reacio a detener el flujo de dinero del mundo, de acuerdo con Hillary Clinton,” Declan Walsh escribió para el The guardian en 2010.
Qatar, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos también participan en la financiación de la red y apoyar el terrorismo wahabí en todo el mundo, de acuerdo con los documentos.
Katib al-Shammari nuevo:

2. La utilización de este incidente [9/11], los EE.UU. puso en marcha una nueva era de armamento mundial. Todo el mundo quería adquirir todo tipo de armas para defenderse y en la misma batalla vez el enemigo oscuro, el terrorismo – [aunque] hasta este momento no conocemos la esencia de este terrorismo de los cuales los EE.UU. habla, excepto [a decir que] que es islámica …

Es cierto, pero una vez más, falso. En 2015, a pesar de la evidencia que está cometiendo crímenes de guerra en el vecino Yemen, los EE.UU. acordó la venta de Arabia Saudita $ 1.29 millones de dólares en armas, incluyendo más de 10.000 bombas, municiones y piezas de armamento producido por Boeing y Raytheon. La venta incluyó 5.200 Paveway II “guiadas por láser” y 12.000 “propósito general” bombas y también destructores de búnkeres.
no dicha por el experto en la jerga legal saudí es el hecho de que es “ilegal bajo EE.UU. y el derecho internacional para transferir armas a violadores de los derechos humanos, oa las fuerzas que probablemente van a utilizar para cometer violaciónes graves de los derechos humanos ,. Existe evidencia documentada de que tales abusos se han cometido en casi todos los aliados de Estados Unidos en la región “, Raed Jarrar, director de relaciones gubernamentales para el American Friends Service Committee, dijo Common Dreams en noviembre.

Arabia Saudita quedó en segundo lugar después de la India como importador de armas entre 2011 a 2015, según el SIPRI.

Al-Shammari explica más o menos exactamente cómo el estado de seguridad nacional inventó un nuevo escenario de guerra fría después de la caída de la Unión Soviética y “comenzó a ver a los musulmanes como su nuevo enemigo.”

Una vez más, la verdad se descuida. Para los saudíes, una nueva guerra fría contra los musulmanes es totalmente aceptable, siempre y cuando los musulmanes en cuestión son chiítas y el objetivo principal es el rival Irán. Lo que es inaceptable, de hecho digno de represalias económicas, es la incapacidad por parte de los Estados Unidos para mantener la tapa sobre la participación de Arabia en el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001. Hasta hace poco, el gobierno fue capaz de mantener ocultos los documentos.

El 11 de abril, ya que la presión construido para liberar los anuncios “que faltan 28 páginas” extirpados de las 838 páginas del informe Conjunto de Investigación sobre el ataque, publicada el 20 de Infowars ejemplos de complicidad saudí en los ataques.

No es de extrañar al-Shammari no mencionar ninguno de los 20 ejemplos. Él es, después de todo, un apologista oficial de un estado terrorista, un reino implacable involucrado en crímenes de guerra, la promoción de la jihad global, y el patrocinio de actos de terrorismo.

La traducción parcial MEMRI será utilizado por los neoconservadores y los defensores y promotores de la guerra contra el terrorismo para implicar más a los saudíes que eran, en el que no pasado distante, socios en el proyecto para desestabilizar el Oriente Medio, en gran parte con el propósito de extender y la expansión del alcance del wahabismo.

http://www.prisonplanet.com/saudis-fire-back-blame-us-for-911.html