*Interesante articulo de Rt. claro ni modo que de CNN.

*Y se voltea la torta? es decir es sabido que a rió revuelto ganancia de pescador, pero ¿si los peses se vuelven  mas astutos y pescan al pescador?.

Publicado: 23 may 2016 22:09 GMT

Una serie de protestas ha sacudido a EE.UU., con las cuales los manifestantes se quejan de la falta de democracia en el país.

En EE.UU. recientemente se han producido varias protestas bautizadas como ‘Democracy Spring’ (‘Primavera de la Democracia’), cuyo objetivo es iniciar una revolución en el país, informa el periodista Alexándr Antoshin en el diario ruso ‘Vzgliad’. Según los manifestantes, la democracia estadounidense está en una crisis profunda, todo es manejado por grandes corporaciones y la norma “una persona, un voto” ya se ha convertido en una simulación.

La primera protesta tuvo lugar en Filadelfia, la primera capital de EE.UU., y la última en Washington, cerca del Capitolio. Las manifestaciones se celebraron sin coordinación y fueron disueltas de forma activa por la Policía. En la capital fueron detenidas 450 personas y unas 1.400 en el resto del país.

Entre los que firmaron el manifiesto de revolución se encuentran el activista social y luchador por la libertad de información Lawrence Lessig, el filósofo destacado y activista político Noam Chomsky, el actor Mark Ruffalo, la estrella de telenovelas Gaby Hoffmann y otros activistas, actores y músicos. El término ‘Primavera de la Democracia’ abarca a una gran coalición de varias organizaciones políticas y sociales que se puede dividir en tres grupos, destaca el periodista.

El primer grupo está constituido por varios socialistas y ‘demócratas progresistas’ estadounidenses. En Filadelfia, el papel más importante lo desempeñó el movimiento ’15 Now Philly’ (’15 Ahora Filadelfia’) cuya demanda principal es el salario mínimo de 15 dólares por hora, mientras que el salario mínimo actual es de 7,5 dólares por hora. El segundo grupo incluye a varios movimientos ‘verdes’ como ‘Climate First!’ (‘¡Primero el Clima!’) y ‘Friends of the Earth’ (‘Amigos de la Tierra’) y la conocida organización global Avaaz. El tercer grupo está formado por varias organizaciones a favor de las minorías étnicas, religiosas, sexuales y otras. El periodista aclara que los representantes de estos tres grupos suelen votar por el Partido Demócrata.

Para entender el origen de la ‘Primavera de la Democracia’ es crucial recordar el 2008, cuando la crisis de las hipotecas subpreferencial casi acabó por “enterrar a todo el sistema financiero internacional”, subraya el periodista. El presidente George W. Bush empezó a rescatar a los bancos con dinero público. Tras la victoria de Barack Obama en las presidenciales la práctica del rescate de los “activos tóxicos” por el Estado fue expandida. Además Obama lanzó una serie de reformas, entre las cuales estaba la reforma sanitaria, que indignaron aún más al electorado republicano. El país fue sacudido por protestas contra Obama y los dirigentes del Partido Republicano a través del movimiento ‘Tea Party’ (‘Partido de Té’). A la larga la protesta se ha estructurado y ha permitido el surgimiento de líderes jóvenes y destacados como Ted Cruz y Marco Rubio, que pretendían ganar las primarias republicanas pero han perdido con Donald Trump.

La lucha entre la dirección del partido y los que se oponen a su política lleva siete años y ha resultado en que la élite dominante ha perdido de facto el control sobre el partido. El movimiento ‘Occuppy Wall Street’ (‘Ocupa Wall Street’), cuyos simpatizantes, a diferencia del ‘Partido de Té’, “lo querían todo y enseguida”, se volvió hasta más popular. Sin embargo, del movimiento no eclosionaron líderes que fuesen aceptados y la protesta se apagó.

EE.UU., “a punto de dar a luz a una revolución”

El periodista ruso afirma que la “Primavera de la Democracia” es una reedición del viejo ‘Ocupa Wall Street’. Es apoyada por las mismas organizaciones, como por ejemplo la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales, uno de los mayores sindicatos de EE.UU. Además la ‘Primavera’ tiene un líder no oficial pero respetado por todos: Bernie Sanders.

Antoshin concluye que EE.UU. “está a punto de dar a luz una revolución”. Se puede calificar de revolucionarios a Sanders, a Cruz e incluso a Trump y “la situación revolucionaria presupone la concertación de unas alianzas increíbles” lo que no van a gustar a una gran parte de los activistas de la ‘Primavera’. El autor advierte sobre el riesgo de una “revolución inminente de las fuerzas progresistas” y afirma que “la demanda del cambio del sistema y la expulsión de la élite dominante en EE.UU. es más alta que nunca”.