* El fracking, la especulación, y otras practicas de terrorismo económico usados por grupos de poder eliminar a su contrarios, el mejor ejemplo es el fracking, duplicar la producción para bajar el precio del crudo y asi la competencia tenga menos ingresos, (Venezuela, Rusia, etc.) sin importar las consecuencias a sus propias economías.

El desplome del precio del crudo solo busca eliminar a la competencia, por lo que el rebote del valor del barril —que también impulsará Riad— generará un caos económico internacional.

Entre 2010 y 2014, el precio del barril de petróleo se ubicó entre los 80 y los 120 dólares, lo que incentivó la inversión a nivel internacional. Desde entonces, el valor del crudo enfrenta un descenso imparable impulsado por Arabia Saudita con el único objetivo de perjudicar a los países y empresas competidoras.

Para eso, publicó el portal La Información, aumentó notablemente su producción —al igual que la OPEP— en más de 850.000 barriles diarios a finales de 2015, con una media de 10,33 millones de barriles por día en noviembre de ese año. Esto fue considerado una declaración de guerra a los productores de Rusia y de EE.UU.

En consecuencia, la sobre-producción provocó que el precio del barril bajara de manera progresiva hasta ubicarse en torno a los 35 dólares. Sin embargo, Arabia Saudita va por más y su objetivo sería llevar el barril a solo 20 dólares, lo que causaría la quiebra de muchas empresas del sector.

Pese a ser el principal factor de la caída de los precios, Arabia Saudita, ahora, se queja de su déficit del 16% del PBI. Ese lamento, asegura el portal, es falso, porque el proceso de destrucción de empresas y corporaciones petroleras causará la eliminación de la competencia y llevará a la ruina a muchos países.

Entonces, llegará el momento en el que Arabia Saudita se encargará de subir el valor del barril, lo que provocará un tsunami económico mundial.