El representante de Rusia en la ONU, Vitali Churkin, ha anunciado que “el análisis de los productos químicos capturados a los terroristas cerca de Tikrit, en Iraq, ha mostrado que ellos son de fabricación turca”.

En un discurso pronunciado el viernes delante del Consejo de Seguridad, Churkin indicó que “las milicias terroristas recurren cada vez más a las armas químicas, mientras que ciertos países miembros (del Consejo de Seguridad) obran para negar este hecho y culpan de todo al gobierno de Bashar al Assad”.

“Sin embargo, el análisis de los productos químicos presentes en los componentes explosivos capturados a los terroristas en Tikrit y la identificación de las fábricas nos ha permitido constatar que estos explosivos han sido fabricados en Turquía o han sido vendidos a este país sin el derecho a la re-exportación”.

Insistiendo en la importancia de la iniciativa rusa contra el terrorismo químico, el representante ruso acusó a las autoridades turcas de violaciones permanentes de la soberanía iraquí.

“Las fuerzas de Ankara lanzan ataques aéreos que pueden causar muertos civiles. Bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo, Turquía mantiene una presencia militar importante en el campo de Bashiqa, en el norte de Iraq, mientras que las protestas de Bagdad son completamente ignoradas”.

El diplomático ruso continuó: “Apoyamos firmemente la lucha llevada a cabo por el gobierno iraquí contra el EI y saludamos los éxitos logrados en este contexto. Sin embargo, el recrudecimiento de las actividades terroristas, especialmente en Bagdad, nos lleva a reflexionar sobre la eficacia de las actividades de la coalición, que se presenta como internacional. Durante este tiempo, las actividades de los terroristas se han extendido fuera de la región, hacia Libia, Afganistán y Europa.”

Tras denunciar “la política de doble rasero no puede aplicarse en la lucha contra el terrorismo”, Churkin llamó a todos los países miembros del Consejo a asumir sus responsabilidades.

Rusia y China han presentado un proyecto de resolución al Consejo de Seguridad para pedir que la institución internacional obligue a los estados miembros a informar al Consejo sobre cualquier acción de entidades no gubernamentales para desarrollar, obtener, poseer, transportar, transferir o usar armas químicas.

Churkin denunció, sin embargo, que los países occidentales están “utilizando pretextos fabricados para bloquear la iniciativa ruso-china”.

http://spanish.almanar.com.lb/adetails.php?eid=127367&cid=23&fromval=1&frid=23&seccatid=66&s1=1