*Para un mejor entendimiento del estado catastrofico del gobierno del Argentina recomiendo este video. https://www.youtube.com/watch?v=Bj2wJ4e2a8w
El presidente argentino, Mauricio Macri, niega que exista una ola de despidos en el país, intentado así defender su postura ante las voces que critican sus “polémicas” acciones.

“Yo tengo mi propia forma de hacer política”, expresó el miércoles durante una rueda de prensa en la Casa Rosada, días después de la protesta multitudinariade los sindicatos argentinos contra las severas reformas laborales del Estado.

Firme opositor a los exgobiernos kirchneristas, sin hacer referencia alguna a las masivas movilizaciones antigubernamentales, alegó que los despidos en el país se aplican a las personas que no cumplen con sus funciones.

Acá no hay un problema de ola de despidos masivos. Necesitamos crear empleos de calidad y eso se crea en un proceso de inversión”, dice el presidente argentino, Mauricio Macri.

“Acá no hay un problema de ola de despidos masivos. Necesitamos crear empleos de calidad y eso se crea en un proceso de inversión”, insistió Macri, quien en los casi seis meses de gobierno ha sometido a Argentina a una severa subida de los precios.

El presidente argentino, más adelante, se volvió a pronunciar en contra de la ley antidespidos impulsada por el Congreso para frenar, por seis meses, los despidos y las suspensiones efectuados por su Administración.

En tal sentido, Macri aseveró que esa ley “no es buena para los argentinos” e indicó que no puede apoyar algo de lo que está convencido que “es malo” para el país. “Saquemos una que nos obligue a todos a ser felices”, apuntó.

Aun cuando el presidente califica de una “política equivocada” el proyecto de ley para frenar los despidos, la oposición acusa a su Gobierno de “dilatar” la aprobación de la ley antidespidos y asegura que no se puede “desconocer la situación que existe”.

“Están embarrando la cancha, quieren dilatar la ley (…) Eso no es una ley del kirchnerismo”, como pretende hacer creer el Gobierno, sino “de los trabajadores”, advirtió el miércoles Axel Kicillof, diputado por el Frente para la Victoria (FpV).

Entre diciembre de 2015 —cuando Macri llegó al poder— y marzo de 2016, cerca de 140 mil trabajadores perdieron su empleo y la población pobre aumentó un 5,5 por ciento, según el último informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA).