Publicado: 21 abr 2016 13:01 GMT

Fernando Lugo, expresidente de Paraguay destituido en 2012, sabe mejor que nadie lo que es un proceso de destitución como el que enfrenta hoy la presidenta de Brasil. En exclusiva para RT Lugo explica por qué, aunque sea legal, no cree legítimo un proceso en que ve la bendición de EE. UU. y las posibilidades de que se extienda a otros gobiernos progresistas. El actual senador paraguayo afirma que su pueblo lo quiere otra vez al frente del país, y habla de los cambios que este necesita.

El expresidente de Paraguay Fernando Lugo ha declarado en exclusiva a RT que el caso de Brasil puede extenderse “sin duda alguna” a otros países progresistas de América Latina. “Con Evo Morales lo han intentado varias veces, con Correa también (…) los que están con cierta tranquilidad son Tabaré en el Uruguay, que fue reelecto, Michelle Bachelet en Chile, apunta el senador.

“Cuando los modelos se contraponen y son totalmente diferentes, con un itinerario marcado por la participación popular, donde la identidad ciudadana de los países se fortalece, donde los principios de autodeterminación, de independencia, y, sobre todo, de soberanía económica, cultural y política [son fuertes], sin duda las injerencias extranjeras siempre tuvieron un papel preponderante”, sostiene Lugo.

Un Brasil fuerte, un acto de rebeldía frente a EE.UU.

“América Latina, con los esfuerzos que ha hecho de integración en el Mercosur, en el UNASUR, Celac, etc., momentos de integración y de construir la Patria Grande, se ha considerado como una especie de rebeldía al imperio del norte”, ha afirmado el expresidente. “Tiene sus consecuencias”, ha asegurado.

Según Lugo, Brasil, como “potencia económica, política, emergente a nivel mundial, con un liderazgo claro del compañero Lula da Silva, y su sucesora, Dilma Rousseff“, pretende “cambiar la situación y a disputar el protagonismo y el liderazgo de la región”.

EE.UU.: ¿Papel activo en la destitución de Dilma?

El expresidente paraguayo indica que el proceso de destitución de Dilma tiene el favor de EE.UU. ya que, “cuando ellos no quieren, no suceden estas cosas”. “Tienen los mecanismos, la fuerza, la potestad, el diálogo y la diplomacia como para no romper procesos democráticos construidos con un gran esfuerzo en la región”, destaca.

Asimismo, Lugo sostiene que aunque sea legal, no es legítimo intentar sacar del poder a una presidenta “elegida democráticamente en unas elecciones libres” a mitad de mandato “por una oposición que se ha unido coyunturalmente y por querer cambiar modelos”. El exmandatario latinoamericano defiende que la imputación de Luiz Inacio Lula da Silva fue “un entramado preparado, un libreto hecho”.

FUENTE: https://actualidad.rt.com/